Quantcast

Artur Mas acusa al Estado de «juego sucio»

El presidente de la Generalitat y número 4 de Junts pel sí, Artur Mas, ha acusado al Estado de tratar a Catalunya con «menosprecio, juego sucio y querellas» y ha pronosticado que, aun así, su candidatura ganará las elecciones catalanas y tendrá la mayoría para proclamar la independencia.

«Ahora nos dicen que es imposible que ganemos, que no tendremos mayoría. Se volverán a equivocar. El 27S ganaremos y tendremos la mayoría», ha proclamado en el acto que Junts pel sí ha celebrado en el paseo Lluís Companys de Barcelona, donde ha congregado a miles de personas.

Sin alusiones explícitas al registro de este mismo viernes a la fundación CatDem y un despacho de CDC, ha replicado unas palabras del ex presidente José María Aznar de años atrás en las que pronosticó que Catalunya se rompería: «Catalunya no se rompe ni se romperá. Catalunya está dando una lección de unidad, de ir juntos».

Mas ha reivindicado que durante su mandato ha ofrecido al Gobierno central una mano tendida para negociar un referéndum, pero lo único que ha encontrado es «silencio» y una querella por organizar el proceso participativo del 9 de noviembre.

Ha buscado convencer a los indecisos apelando a la gente que duda si votar a Junts pel sí, y les ha recordado que el 27S no son unas elecciones ordinarias, sino unos comicios en los que se contarán partidarios y detractores de la independencia: «Y esta gente de buena fe es mejor que se apunten al sí. Tendrán un futuro mejor».

Ha reivindicado que siempre ha puesto las urnas para que los ciudadanos decidan si quieren avanzar hacia la independencia, y ha advertido de que el 27S ya no está en juego el derecho a decidir, sino directamente implementar la «autodeterminación» de Catalunya.

ORIOL JUNQUERAS Y RAÜL ROMEVA

Antes que Mas ha intervenido el líder de ERC y número 5 de la candidatura, Oriol Junqueras, que ha revindicado que la independencia es clave para garantizar la justicia social de Catalunya y ha sentenciado: «Jurémonos que aprovecharemos esta oportunidad y haremos la independencia».

El encargado de cerrar el acto ha sido el líder de la candidatura, el exeurodiputado y exmilitante de ICV Raul Romeva, que ha asegurado que su candidatura encarna el bien, frente a un Gobierno central que menosprecia a los catalanes: «Europa nos mira y el Estado nos amenaza».
Ha advertido de que la campaña que empezará en dos semanas es la más decisiva de la historia de Catalunya y ha argumentado que nunca antes tantas personas habían querido la independencia: «Demostremos al Estado y a todos que podemos y haremos historia. Junts pel sí ganará el país nuevo que todos queremos».

PEP GUARDIOLA

Durante el acto se ha proyecto un vídeo con unas palabras del entrenador del Bayern de Munich, Pep Guardiola –que cierra la candidatura por Barcelona–, que ha expuesto que la independencia es una oportunidad para hacer un país desde cero y más justo para todo el mundo, y ha pronosticado que tarde o temprano Catalunya será un Estado, ya que «si esta vez no acaba de salir, saldrá mañana o, si no, el otro».

Han intervenido los cabezas de lista de las otras tres circunscripciones catalanas: Lluís Llach –a quien los asistentes han despedido cantándole 'L'estaca'– ha dicho que la proceso soberanista es «una revolución democrática para dejar de ser súbditos y poder ser ciudadanos de pleno derecho».

El número uno por Tarragona, Germà Bel, ha apostado por la secesión porque considera una lucha estéril tratar de cambiar el Estado, mientras que el líder en Lleida, Josep Maria Forné, es el único que se ha referido veladamente al registro a Catdem y un despacho de la sede de CDC afirmando que el Estado ha hecho una «exhibición de poder e humillación».

En un acto presentado por la actriz Txe Arana y que ha empezado con un poema de Vicent Andrés Estellés –'Assumiràs la veu d'un poble'– leído por la actriz Monserrat Carulla, también han intervenido los candidatos Carme Forcadell –que ha reivindicado que el 'sí' a la independencia es apoyar Catalunya y el 'no' al PP– y Eduardo Reyes, que acusado al Estado de querer «joder el futuro a los catalanes».

Junts pel sí se gestó en julio tras unas intensas negociaciones entre CDC, ERC y las entidades soberanistas, y el de este viernes ha sido su acto más multitudinario de precampaña, que buscarán superar durante la campaña que empezará la noche del 10 al 11 de septiembre.