Quantcast

27S.- El presidente de la ANC comprendería que Mas tampoco participara en la marcha de la Diada este año

Replica al vicepresidente del TS Angel Juanes que lo no democrático es no dejar votar y dar miedo

BARCELONA, 19 (EUROPA PRESS)

El presidente de la ANC, Jordi Sànchez, ha asegurado este miércoles que comprendería que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, tampoco participara este año en la manifestación de la Diada para preservar su función institucional.

En declaraciones a Europa Press, ha constatado que es una decisión que solo atañe a Mas, pero consideraría «perfectamente normal» que aplicara el mismo criterio que años anteriores.

«Entenderemos que mantenga criterios de años anteriores, como también que quisiera venir», ha sostenido Sànchez, que ha recordado que en otras ocasiones, tras la marcha, siempre han fijado encuentros de los organizadores en la Generalitat o en el Parlament, fórmulas que cree que se acabarán planteado también este año.

Por ello, ha sentenciado que la presencia de Mas o no en la Via Lliure no será ningún motivo de polémica, más allá de quien quiera buscarlo, al margen de que este año el 11S coincida con el arranque de la campaña electoral del 27S y de que el presidente catalán sea el número cuatro de la candidatura Junts pel sí.

Para Sànchez, todo el mundo será bienvenido, dejando claro que si Mas no acude no será porque está en desacuerdo con la manifestación y sí por una interpretación de sus funciones como presidente de la Generalitat.

También ha explicado que aspiran a mantener o superar la asistencia de marchas anteriores, que se situaron entre el 1,5 y 2 millones de catalanes, y hacer realidad así el antiguo lema de 'Catalunya, un solo pueblo'.

El presidente de la ANC ha aprovechado para reprochar las declaraciones del vicepresidente del Tribunal Supremo (TS), Ángel Juanes, que advirtió el martes del «déficit democrático» del 27S y de un divorcio de Catalunya del resto de España no pacífico.

A su juicio, no le toca intervenir en el debate político a un alto cargo de un organismo judicial, y ha tachado de «paradójicas» estas manifestaciones cuando lo que piden los catalanes es poder votar.

«Lo que no es democrático es no dejarnos hacer la consulta. Si hacemos unas elecciones plebiscitarias es porque es el único instrumento democrático que tenemos hoy sobre la mesa», ha resaltado.

Tampoco ha considerado democrático querer dar miedo afirmando que una eventual separación de España no acabará de forma amistosa: «Esto es una declaración impropia e indigna de un alto mandatario de un Estado democrático».

Para Sànchez, lo que sería «democráticamente indiscutible» es que, si el 27S venciera una mayoría independentista, el Estado tendría que reconocer este mandato y aceptar las consecuencias de ello.

USO DE LA FUERZA

En su opinión, el Estado está utilizando la estrategia del «miedo» y las amenazas pero saben que no hay margen en Europa para utilizar la fuerza.

«Ni la UE y ni otros organismos internacionales, como la OTAN, aceptaría bajo ninguna premisa el uso de la fuerza», ha zanjado Sànchez, y más cuando el emplazamiento que se hace desde Catalunya es estrictamente cívico, democrático y sin que se haya roto ni un cristal.