Quantcast

Sergio Morate debe ser extraditado a España antes de 15 días

El caso de las muertes de Laura y Marina ha sacudido España este verano. Sergio Morate, presunto autor del asesinato de Laura del Pozo y Marina Okarynska en Cuenca, está siendo interrogado desde este lunes por la Policía rumana para aclarar la complicidad del ciudadano rumano que le dio refugio en su casa, según explicó este domingo la policía rumana, que investiga también a Istvan Horvath como posible cómplice por alojar al presunto asesino español en un apartamento de Lugoj, en el oeste de Rumanía, donde fue detenido junto a Morate la tarde del jueves, aunque posteriormente quedó en libertad con cargos.

Sergio Morate llegó a casa de Istvan Horvath, a quien había conocido durante su estancia en prisión, el miércoles día 11, según ha declarado el propio Horvath, quien asegura que no creyó al español cuando le confesó el asesinato de su exnovia, Marina Okarynska, ni cuando le detalló que había enterrado a las dos jóvenes en La Palomera, lugar donde fueron hallados sus cuerpos.

El comisario Stoicanescu también recordó que el vehículo en el que Sergio Morate viajó desde España hasta Rumanía se encuentra bajo custodia policial para comprobar si contiene algún tipo de restos que puedan servir como prueba para el caso.

Como principal sospechoso de la muerte de las dos jóvenes de Cuenca, Morate permanece en prisión provisional en la ciudad de Timisoara, tras declararse inocente ante un Tribunal rumano y sostener que teme por su vida en caso de regresar a España.

Los trámites para su extradición están en marcha desde el viernes, iniciados por el juzgado de Cuenca, que lleva el caso del doble asesinato.