Quantcast

El rumano que ayudó a Morate dice que le confesó el asesinato de Marina

El hombre rumano que ayudó a Sergio Morate a esconderse en Rumanía, Istvan Horvath, ha asegurado a la agencia EFE que le contó que había matado a su exnovia, Marina Okarynska, pero que él no le creyó.

«¿Qué ha pasado?», preguntó Horvath. «Que he matado a Marina (Okarynska)», fueron las palabras exactas de Morate, según narró el presunto cómplice en una entrevista. Al joven rumano lo investigan por posible colaboración con el doble crimen pero ha quedado en libertad con cargos.

Morate es el principal sospechoso de la muerte de Laura del Hoyo y de Marina Okarynska, halladas sin vida en la orilla del río Huécar, enterradas en cal viva y con signos de violencia. 

«Siempre se hacía el machote delante de la gente. Dice cosas pero luego no las hace. No me lo creía porque él se llevaba bien con Marina. De vez en cuando pues tenían sus broncas, Marina lo calentaba», dijo. 

Cuando se le ha preguntado que la muerte de Laura del Hoyo, el expreso ha explicado que Morate dijo que la joven «no tenía culpa», y que si él no acudió a la policía, fue porque «no le dio importancia».

Horvath, que había alquilado el apartamento donde fue detenido junto a Morate el jueves, declaró que el sospechoso del crimen se puso en contacto con él con un mensaje «el viernes o el sábado». «La he cagao», rezaba el mensaje, del que el rumano esperó a mayores explicaciones cuando se encontraran.

«Me llamó y me dijo que estaba perdido por algún lugar en Austria, pero sin decirme nada más. Fui a buscarlo a Hungría y me lo traje a Rumanía«, explica a EFE. Al día siguiente le confesó el crimen y el pasado jueves fueron detenidos en el piso donde se encontraba Istvan con su bebé y su hermano, que también ha quedado en libertad. 

Horvath ha confesado que Morate se encontraba «campante» y que incluso llegaron a pasear por la ciudad, en fiestas estos días y con muchos agentes del orden por las calles.

El joven ha dicho que el asesinato es «imperdonable» y ha contado que fue detenido en España «por un accidente de tráfico, por homicidio imprudente». «Me ha destrozado la vida, estoy casado, trabajo y ahora tengo problemas con la policía por su culpa», se lamentaba.