Quantcast

El Barça aterriza en El Prat y descansa para afrontar su segunda final

Cinco horas de viaje desde Tbilisi a Barcelona y una prórroga de 30 minutos justifican las caras de cansancio de los jugadores azulgranas a su llegada a la ciudad condal.

Luis Enrique ha concedido fiesta a la plantilla para recuperar fuerzas de cara al partido del viernes.

Las molestias musculares de Iniesta y la incertidumbre sobre la salida de Pedro son las preocupaciones del técnico asturiano en la preparación del partido del Nuevo San Mamés.

La plantilla barcelonista apenas dispone de 72 horas para oxigenarse después de disputar 120 minutos de una final épica ante el Sevilla. El cuadro técnico no había confeccion al equipo para afrontar con garantías la densidad de esta final en un 11 de agosto cuando todavía no se ha cumplido el mes de preparación.

Los estiramientos y la recuperación física serán claves para la ida de la supercopa, un partido que se prevé muy físico por las características del rival.

Por este motivo, Luis Enrique podría iniciar las rotaciones en el equipo. Sergi Roberto, Bartra, Adriano, Munir o Sandro apenas fueron utilizados en Tbilisi y ahora serían recambios imprescindibles para distribuir los esfuerzos del colectivo azulgrana.

Neymar, Douglas y Alba continuarán de baja para los partidos ante el Athlétic y Turan y Vidal no pueden ser inscritos hasta el 1 de enero.

El F.C.Barcelona ha alcanzado su quinta Supercopa de Europa y ya lidera el palmarés de la competición con cinco títulos junto al AC Milan.

Además, el Barça se ha convertido en el equipo con más títulos internacionales en sus vitrinas, con 19 copas conquistadas en las distintas competiciones.