Quantcast

Barcelona no podrá gestionar la tasa turística

El Conseller de empresa y ocupación autonómico, Felip Puig, ha negado cualquier posibilidad al consistorio barcelonés para poder gestionar la tasa turística.

Puig ha incidido en que, con las leyes actuales, el impuesto que pagan los visitantes no está pensado para neutralizar el impacto social de esta actividad.

La administración catalana defiende que la tasa debe servir para promocionar y para mejorar la oferta turística y las infraestructuras que se ofrecen a los visitantes.

La gestión de la tasa turística fue uno de los temas que Ada Colau puso sobre la mesa Artur Mas en el primer encuentro político de los dos dirigentes el pasado 30 de julio.

Desde el ayuntamiento de la capital catalana se considera injusto que, una vez garantizados los servicios a los foráneos, reforzada la seguridad por parte de la guardia urbana y acondicionadas las zonas turísticas más recurrentes, no se obtenga un retorno indispensable para mantener este plan estratégico sobre esta fuente de ingresos.

La polémica ha envuelto las decisiones del equipo de gobierno local en cuanto a como gestionar el turismo. Colau ha congelado la concesión de licencias hoteleras y de apartamentos turísticos hasta perfilar qué es lo que precisa Barcelona en esta materia.

Las críticas de la oposición municipal y de los comercios se centran en que Colau impide el crecimiento del sector que más beneficios da a Barcelona y, también, que ofrece más trabajo a los desocupados.

Barcelona es la tercera ciudad más visitada de Europa y este verano espera batir un nuevo récord de visitantes.