Quantcast

El truco infalible para quitar la grasa del horno

Hay decenas de productos en el mercado- y a un precio más elevado de lo que sus resultados muestran- que aseguran que eliminar la grasa del microondas o del horno es una cuestión sencilla y que apenas lleva tiempo.

El que utiliza con frecuencia estos electrodomésticos- y no dedica mucho tiempo a su limpieza a fondo- es consciente de que es un eslogan muy atrevido y que no ayudan en la lucha contra la grasa perpetua, sí, esa que lleva ahí dentro desde hace mucho tiempo.

Hay algunos trucos caseros que pueden ayudarte a que tu horno vuelva a estar reluciente y sin necesidad de gastar dinero en productos cuya utilidad no es muy alta. ¿Qué necesitas? Agua, vinagre, un estropajo… ¡y bicarbonato! Sí, quizás sea lo más extraño pero probablemente en el fondo del algún armario de la cocina lo tienes escondido.

Para limpiar con facilidad la grasa del horno, retira todas las bandejas. Coge un paño seco y retira las posibles migas o restos importantes de comida que haya en la superficie. A continuación, mezcla cinco cucharadas de bicarbonato en un plato o cuenco que tengas en casa y vierte dos vasos de agua hasta crear una mezcla consistente que pueda untar más tarde por las zonas en las que exista mucha grasa.

Como probablemente puedas pensar, no debes retirar esa pasta del horno de forma inmediata. Déjala al menos durante un día para que pueda hacer efecto. Vas a ver cómo el bicarbonato al entrar en contacto con el aire y el agua se transforme y se ponga marrón, así que no te preocupes porque es completamente normal.

Al día siguiente, retira con un trapo húmedo la mezcla- que probablemente se haya endurecido- y reparte vinagre por el horno para retirar las zonas con más grasa. La espuma creada por la reacción del vinagre- ¡debe ser de vino!- y del bicarbonato hará que en sólo unos minutos, la grasa haya desaparecido de tu electrodoméstico.

¿Te ha funcionado?