Quantcast

La crueldad del parricida de Moraña

Desde que el pasado 31 de julio trascendiera que un padre había asesinado a sus dos hijas en la pequeña localidad de Moraña, en Galicia, la sociedad se halla conmocionada.

Salen ahora además a la luz detalles que revelan la especial crueldad del parricida, quien ya ha sido definido por alguno de los agentes implicados en el caso como un psicópata.

Según el diario ABC, el escenario que se encontraron los agentes en la casa fue dantesco. David Oubel había degollado a sus dos hijas, Candela y Amaia, con una radial, justo un día antes de devolvérselas a su madre, de quien se encontraba divorciado. Ambas yacían en una cama en la primera planta.

Oubel, por su parte, se encontraba en la bañera del domicilio ( un lujoso chalé), con leves heridas en las muñecas.

Los agentes narran que la frialdad del parricida es estremecedora.

Por otra parte, se ignora si dio a las niñas algún tipo de somnífero antes de darles muerte. Aunque, al parecer, la mayor presenta signos de haber intentado defenderse.