Quantcast

Chile/Bolivia.- Bachelet sale en defensa del cónsul chileno tras la amenaza de expulsión de Morales

SANTIAGO, 5 (EUROPA PRESS)

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, ha considerado inaceptables las recientes declaraciones de su homólogo boliviano, Evo Morales, en las que amenaza con expulsar al cónsul general de Chile en La Paz, Milenko Skoknic, por injerencia política.

«Nos parece que actitudes o declaraciones que no contribuyan al respeto, diálogo y entendimiento entre países vecinos como Bolivia y Chile claramente no son aceptables», ha dicho, según informa el diario local 'La Tercera'.

Bachelet ha esgrimido que «hoy más que nunca América Latina requiere y necesita de la unidad, del diálogo y de la cooperación para enfrentar los desafíos del desarrollo y, por tanto, declaraciones o actitudes que no contribuyan a este clima no tienen cabida».

Esta última crisis bilateral estalló el martes cuando Morales sugirió que podría declarar «persona 'non grata'» al cónsul chileno por su «andanza» por los departamento bolivianos para reunirse con políticos opositores.

«Chile, por la cuestión del mar, siempre buscó la inestabilidad política», dijo y comparó a Skoknic con el último embajador estadounidense en La Paz, Philip Goldberg, al que expulsó en 2008 por «reunirse con gobernadores opositores llevando platita».

En respuesta, el ministro de Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz, pidió a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) –donde ambos países mantienen un litigio por el mar– y al Papa que «tomen nota» de la actitud boliviana, subrayando que «todo tiene un límite». «Nos vemos en La Haya», sentenció.

«Las declaraciones del canciller Muñoz hay que celebrarlas porque nos ha dicho que vayamos a La Haya. Nosotros lo estamos esperando en La Haya hace mucho tiempo. Se resistía a ir», ha replicado este miércoles el ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Romero.

Romero ha aprovechado para instar a Chile a que reconozca la competencia de la CIJ para conocer la causa marítima. «Le tomamos la palabra para encontrarnos allí y abordar el tema de fondo, que es si el derecho histórico de acceso soberano al mar es válido», ha subrayado.

DISPUTA EN LA CIJ

El conflicto territorial se remonta a 1879, cuando Bolivia perdió su salida al Pacífico en la guerra que mantuvo con Chile, que culminó con el Tratado de Paz y Amistad de 1904, sobre el derecho de libre tránsito de mercancías bolivianas hacia y desde puertos en este océano.

Chile asegura que con el acuerdo de paz –que fue ratificado por ambos parlamentos 20 años después– se establecen las fronteras, también las marítimas, de las naciones combatientes, por lo que no ha lugar a ninguna disputa territorial.

Bolivia argumenta que el acuerdo de paz es «injusto, incumplido e impuesto» y ha rechazado la intangibilidad de los tratados internacionales, recordando que Estados Unidos se avino a superar el firmado en 1903 con Panamá.

En un intento por destrabar el conflicto bilateral, el Gobierno de Morales y el de la también entonces presidenta chilena firmaron en 2006 una agenda de 13 puntos para iniciar las negociaciones sobre la salida marítima para Bolivia.

No obstante, el diálogo nunca llegó a iniciarse, más allá de las reuniones de trabajo, por lo que finalmente el 24 de abril de 2013 el Gobierno boliviano presentó una demanda en la CIJ para exigir su salida al mar a Chile.