Quantcast

Vídeo: Se intenta comer sus huellas dactilares para no ser identificado

A simple vista parece que es cualquier joven más mordiéndose las uñas, pero nada más lejos de la realidad. Esta grabación corresponde a la cámara de seguridad de un furgón policial en Florida, donde fue detenido Kenzo Roberts, un joven de 20 años que pensó que si se comía sus huellas dactilares ya no podrían identificarle.

Por eso, como se observa en el vídeo, el detenido aprovecha que no está vigilado -al menos por un agente- para morderse las yemas de los dedos. Por si no fuese suficiente, también prueba a deteriorarlas con las rejas del furgón.

Pese a su descabellado ingenio, el joven no consiguió su propósito y fue identificado al llegar a comisaría.