Quantcast

Ona Carbonell: «A veces va bien tocar el suelo y saber que hay buenos rivales»

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

La nadadora española de sincronizada Ona Carbonell se mostró satisfecha «por la gran mejora en las pruebas de solo» en los Mundiales de Kazán, donde consiguió la plata en la prueba técnica y el bronce en la prueba libre, lo que supone que la imagen, junto al resto del equipo de sincronizada, haya sido buena «de cara» a los Juegos Olímpicos de Río 2016, dejando claro que, pese a no conseguir medalla ni en dúo ni en equipo, salen «fortalecidas» y que «a veces va bien tocar el suelo y saber que hay buenos rivales».

«Estamos muy contentas y, personalmente, hemos hecho una gran mejora en las pruebas de solo. Hemos mejorado con respecto a Barcelona, los 'feedbacks' de los jueces han sido buenos y la imagen también», señaló Carbonell en su recibimiento este lunes en la sede del Consejo Superior de Deportes (CSD).

Además, la nadadora de sincronizada quiso felicitar y agradecer a sus compañeras por el «increíble trabajo». «Han sido unas coreografías bonitas y se ha hecho un trabajo increíble. La imagen era importante de cara a los Juegos y las chicas han cogido experiencia que era igual importante para Río. Era difícil, pero hemos llevado muy bien estar en casa de las rusas», bromeó.

«Nosotras sabíamos que iba a ser un Mundial difícil y que estaríamos entre el tercero, el cuarto o el quinto», subrayó la barcelonesa en relación a las pruebas de equipos. «Hemos quedado muy pegadas a ellas y una décima más o menos te hace estar en el podio», apuntó.

La doble medallista en Kazán recordó que el equipo vivió una situación similar antes de los Juegos de Londres, tras la disputa del Mundial de Shanghai. «Esta es la magia del deporte, hay que competir y hasta las rusas tienen que hacerlo», resaltó. «Estamos con muchas ganas de afrontar el año que viene, tenemos que consolidar al equipo joven y este Mundial ha ido bien para coger fuerzas de cara a 2016», añadió.

«SALIMOS FORTALECIDAS»

La catalana reconoció que llevan muchos «años arriba» y que llegar a la élite es «difícil», pero «mantenerse lo es más». «Todo es un aprendizaje, hemos aprendido mucho y yo llevaba muchos Mundiales sin salirme de la medalla. La hemos conseguido en solo, pero no en dúo ni en equipos», destacó.

«Todo ayuda mucho a crecerte y a fortalecerte, y tenemos la experiencia de Londres. A veces va bien tocar el suelo y saber que hay buenos rivales. Ha sido un buen Mundial para aprender de los errores y hemos aprendido de los rivales. Al menos para mí ha sido un buen aprendizaje, pero saco una conclusión muy positiva y es que salimos fortalecidas», agregó.

Por otro lado, Carbonell admitió que para ella ha sido «muy divertido» estar presente en «algo histórico» como es la inclusión en Kazán de la nueva modalidad mixta. «Ha sido una gran experiencia y es positivo para la sincronizada que vaya creciendo esta modalidad. Ha habido pocos dúos, pero algunos con calidad», analizó.

«Podemos analizar incluso coreografías de dúos mixtos para coger ideas. Nunca me imaginaba compartir las competiciones con chicos, y esto aporta algo más divertido. Por ejemplo, Pau (Ribes) es muy majo y se ha acoplado muy bien al equipo. Gemma (Mengual) y Pau lo han hecho bien y era importante que el equipo español estuviera en este hecho histórico», sentenció.

La nadadora fue recibida por el equipo infantil de natación sincronizada, que viajará este lunes para disputar la Copa Comen. «Cuando era 'pequeñita' y veía a las nadadoras absolutas, me daba fuerzas para seguir luchando. Espero que mis fuerzas lo hagan», les comentó.

«Fui a tres Copas Comen y la verdad es que es una competición muy bonita. Cuando eres tan joven, vivir esta experiencia con países de todo el mundo os va a gustar muchísimo. Vais preparadas, tenéis talento y tenéis que disfrutar. Disfrutadlo, id a tope, vividlo y a conquistar al juez», concluyó.