Quantcast

El PSOE acusa al PP de «calentar los ánimos» en Cataluña hablando del artículo 155 para sacar rédito en las generales

Pradas asegura que con Pedro Sánchez en La Moncloa se abrirá una vía de diálogo y no se permitirá la independencia

No cree que gane la lista unitaria el 27S pero, si lo hace, se espera «cualquier cosa» de Mas

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

El secretario de Política Federal del PSOE, Antonio Pradas, ha acusado al PP de «calentar los ánimos» en Cataluña, hablando de aplicar el artículo 155, para «sacar una rentabilidad electoral a nivel nacional», porque ya dan «por perdida» esta comunidad.

En una entrevista con Europa Press, el 'número tres' de los socialistas ha defendido que todos los responsables políticos deben cumplir la ley, pero ha señalado que no ve «oportuno» hablar ahora de hacer uso del artículo 155 de la Constitución, que contempla la suspensión de la autonomía.

«En este momento no es oportuno elevar el tono, porque lo están elevando los que quieren romper España y nosotros no podemos hacerles el juego, porque lo que quieren es eso», ha advertido.

En su opinión, es «de una ingenuidad política supina» pensar que «hablando de sacar el artículo 155 o de sacar los tanques a la calle, dicho entre comillas, se va a calmar eso», porque lo que ocurre es que «se alimenta más».

Y como no cree que haya «ingenuidad» en el PP, a su juicio es «una irresponsabilidad para conseguir un rédito electoral». «Calentar los ánimos para sacar una rentabilidad electoral a nivel nacional me parece una irresponsabilidad muy grande por parte del presidente del Gobierno y del PP», ha denunciado.

Para el dirigente socialista, los 'populares' dan por «perdidas» las elecciones del 27 de septiembre, pero desde hace mucho. «No les importa la sociedad catalana, lo que les importa es mantener una parte del electorado y lo hacen a través de este tipo de gestos y afirmaciones», ha remachado.

Pradas ha cargado durantemente contra la actitud que ha tenido el Ejecutivo de Mariano Rajoy durante toda la legislatura en relación al problema territorial. Y, aunque ha explicado que no lo pondría «al mismo nivel de irresponsabilidad» que el Gobierno de Artur Mas, ha defendido que «ha tenido un alto nivel de irresponsabilidad» en la llegada a «una situación de callejón sin salida» como la que hay ahora.

«Ahora mismo, el reto mayor que tiene nuestro país es la propia unidad del país y yo creo que ante un desafío de esta naturaleza, que un presidente del Gobierno se enroque y al final no adopte ningún tipo de medida, ni de posición concreta, ni tan siquiera abra un diálogo a medio y largo plazo para canalizar de alguna forma algunas diferencias, algunas inquietudes que pudieran existir, nos parece una absoluta irresponsabilidad», ha remachado.

Pradas ha recordado que el PSOE ya advirtió en julio de 2013, cuando aprobó la 'Declaración de Granada' en la que apuestan por una reforma de la Constitución, de que el problema se podía «enquistar» y ni unos ni otros les escucharon. «Unos han ido caminando hacia el precipicio y el otro ha ido cavando un foso cada vez más grande debajo del precipicio», ha lamentado.

En concreto, ha hecho hincapié en que el PP ha rechazado la «oportunidad» que le dio el PSOE de crear un espacio de diálogo para resolver la crisis con Cataluña, en el marco de una reforma de la Carga Magna, porque así se podían «restar muchos argumentos a los que dicen que hay una cerrazón por parte del Estado español a sus planteamientos».

Por eso, los socialistas rechazan ahora ir de la mano con el Gobierno en la respuesta política y jurídica al desafío soberanista de Artur Mas. «Nosotros con el PP, como decía mi madre, ni a coger monedas», ha respondido, tirando de sarcasmo.

EL PP, «LO PEOR QUE LE HA PASADO A ESPAÑA EN LOS ÚLTIMOS AÑOS»

Pradas ha recalcado que el partido de Rajoy «representa ahora mismo, a nivel de política general, lo peor que le ha pasado a este país en los últimos años». «Hemos sufrido un nivel de deterioro de los servicios públicos, de las libertades, que alejan a cualquier partido y mucho más al PSOE, y de ahí la soledad institucional en que se está viendo», ha insistido.

El secretario de Política Federal no ha querido anticipar escenarios si el 27 de septiembre gana la lista unitaria por la independencia, en primer lugar porque cree que la mayoría de la sociedad catalana «no está de acuerdo con la presión a la que le está sometiendo el presidente Mas».

Pero, además, en la «hipótesis remota de que consigan la mayoría», ha señalado que se puede «esperar cualquier cosa». «Mas hace ya mucho tiempo que entró en una deriva que está llevando a Cataluña no ya sólo a una división, sino a una incertidumbre que la está perjudicando mucho a todos los niveles, social, económico y de proyección internacional, y en esa deriva me espero cualquier cosa», ha remachado.

Eso sí, ha recalcado que si el PSOE gana las próximas generales y se encuentra con una situación de un presidente catalán dispuesto a separar a Cataluña del resto del Estado, lo que tienen claro los socialistas es que no van a «permitir la independencia de ninguna comunidad autónoma».

Pero, además, ha subrayado que el cambio con un presidente socialista en La Moncloa será la apertura de «vías de diálogo» con «todas las fuerzas políticas para afrontar una reforma de la Constitución» que, entre otras cuestiones, aborde el tema territorial.

En este debate, ha explicado, se tratará de dar solución a las dificultades que están teniendo las comunidades «en materia de financiación, en materia de competencias, que tienen saturadísimo al Tribunal Constitucional, en materia de identidad, en materia de lengua». «Todo esto se abrirá con una vía de diálogo, que es lo que tiene que hacer un Gobierno y no cerrar las puertas a cualquier tipo de solución», ha afirmado.

Pradas ha precisado que no cree que esto «contente» a Mas, pero ha recalcado que el objetivo no es éste, no es hacer un proyecto para el presidente catalán, sino para Cataluña y todos sus ciudadanos. Y está convencido de que se abrirá paso porque «todos» los partidos políticos a excepción del «PP liderado por Rajoy», están «dispuestos a sentarse a ver por lo menos cuál sería el marco de esa reforma».

Es más, cree que incluso hay gente en el PP favorable a esta reforma, como asegura que dicen «en privado muchos constitucionalistas cercanos al PP y algunos dirigentes» de este partido.

Y ha defendido que la propuesta socialista triunfará sea cual sea el resultado que obtengan en las elecciones del próximo 27 de septiembre, porque la reforma es «algo fundamental para la democracia española», no sólo para resolver la crisis territorial.

EL MENSAJE DEL PSC ES AHORA «MUCHO MÁS NÍTIDO»

En cualquier caso, ha defendido que el PSC está centrado en resolver los problemas de los ciudadanos, una línea en la que está trabajando con su primer secretario, Miquel Iceta. Ahora, al haber renunciado al derecho a decidir, cree que su mensaje es «mucho más nítido que en anteriores confrontaciones electorales».

Preguntado por si considera que esta renuncia llega a tiempo, Pradas ha respondido que sí es «oportuno» porque ahora se ha visto que lo que Mas quería desde el primer momento es la independencia de Cataluña. «Por lo tanto, ya no existe ninguna duda que pudiera existir en parte incluso de nuestro electorado de que lo que se pretendía era una declaración de independencia», ha remachado.

Además, ha subrayado que al salir ya de esa «tesitura», los socialistas son «más libres a la hora de explicar» su programa sin «vincularse para nada a ese paripé» con el que no están de acuerdo «porque va en contra de la legalidad».

Y a esto contribuye también, ha explicado, que estén ya «fuera» del PSC «las posiciones que eran dubitativas en esta materia». Ahora, ha dicho, hay una «sintonía absoluta» entre el PSOE y el PSC, e incluso un nivel de entendimiento en el Grupo Parlamentario en el Congreso, «cosa que no ocurría hace unos años».