Quantcast

Rajoy avisa de que los pactos de «tres o cuatro partidos» tras las generales pueden dar al traste con la recuperación

Dice que la «amenaza» de la oposición de «liquidar todo el conjunto de reformas» del PP lanza un «pésimo mensaje» y crea «mucha incertidumbre»

«Creo sinceramente que España está hoy mejor de lo que estaba hace un año y mucho mejor que a finales de 2011», proclama

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha alertado este viernes de las consecuencias negativas para los españoles si tras las elecciones generales que se celebrarán a fin de año se «repite» a nivel nacional lo que ha sucedido en muchos ayuntamientos tras las municipales, un gobierno de «tres o cuatro partidos» que «no respete la voluntad mayoritaria de los ciudadanos». Tras recalcar que eso «es malo para España», ha afirmado que pondrá «todo» su «empeño» para evitar que se «malogre» lo alcanzado en esta legislatura.

«Existen riesgos que no vienen de la economía, sino de la incertidumbre política», ha proclamado Rajoy en una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa, tras la reunión del Consejo de Ministros, en la que ha hecho balance de la legislatura subrayando que España «está hoy mejor» de lo que estaba hace un año y «mucho mejor» de lo que estaba a finales de 2011, cuando el PP ganó las elecciones generales.

El jefe del Ejecutivo ha hecho un repaso de sus reformas económicas que, a su juicio, han permitido que España experimente una «gran transformación». Según ha subrayado, aunque queda mucho por hacer, «hoy las cosas están mucho mejor» y se puede mirar al futuro con «más seguridad y optimismo que antes». «Y si seguimos haciendo las cosas bien, las cosas irán mucho mejor en el futuro», ha manifestado.

Entre los riesgos que vienen de la «incertidumbre política» ha situado en primer lugar el «desafío soberanista iniciado por Artur Mas, y ha garantizado una vez más que su Gobierno hará cumplir la ley si el presidente de la Generalitat sigue adelante con su 'hoja de ruta' y pretende saltarse la Constitución. «En Cataluña no habrá independencia de ninguna manera», ha proclamado.

En segundo lugar, se ha referido la «amenaza» que se «escucha desde la oposición» de «liquidar todo el conjunto de reformas» que ha llevado a cabo el Gobierno del PP. «Con eso se está enviado un pésimo mensaje y se está generando mucha incertidumbre», ha resaltado, para añadir que «cada cuál tiene derecho a poner en circulación toda suerte de ocurrencias, pero no poner en riesgo los pilares sobre los que se sustenta la recuperación de España».

TRABAJAR PARA QUE NO PASE «NADA SEMEJANTE» A GRECIA

Y como tercera «amenaza», el presidente ha citado la crisis de Grecia y ha expresado su confianza en que las conversaciones «avancen a buen ritmo y se llegue a un acuerdo que despeje las incertidumbres». Además, ha dicho que espera que la situación que se ha vivido en el país heleno «sirva de lección para todos» porque no se puede prometer a la gente «cosas imposibles». «Yo desde luego, voy a trabajar para que aquí no ocurra nada semejante», ha asegurado.

Al ser preguntado si, en caso de que ningún partido logre mayoría suficiente tras las generales, sería conveniente formar una gran coalición, Rajoy ha confiado en que no vuelvan a darse pactos entre varios partidos para echar al Partido Popular y ha añadido que adelantar acontecimientos «tampoco conduce a mucho».

«¿Qué va a pasar después de las elecciones? Yo no lo sé, pero creo que si se repiten algunas cosas que hemos visto en los ayuntamientos, sinceramente creo que eso es malo para España. Gobiernos de tres o cuatro partidos, gobiernos que no respetan la voluntad mayoritaria de los ciudadanos, creo que tiene muy poco sentido y espero que eso no ocurra», ha enfatizado.

De hecho, el jefe del Ejecutivo ha dicho que trabajará para «despejar» todos los elementos que pueden «amenazar» el futuro de España. «Voy a poner todo mi empeño en evitar que se pueda malograr la enorme tarea que los españoles han hecho durante estos años y cuyos frutos solo estamos empezando a recoger», se ha comprometido.

«LA RECUPERACIÓN ES INNEGABLE»

A lo largo de su comparecencia, el presidente se ha afanado en dejar claro que casi cuatro años después de llegar al Palacio de la Moncloa «la recuperación es innegable» y «gana fuerza día a día». De hecho, ha subrayado que España es el país de la OCDE donde el empleo crece «con más intensidad».

A renglón seguido, ha dicho que la «mejoría evidente» de la situación del país permite «revertir poco a poco» los esfuerzos» que han pedido a la sociedad española a través del proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016, que ofrecen un «horizonte de seguridad y certidumbre» a los agentes económicos. «Estos Presupuestos van en esa línea de fortalecer esta senda de crecimiento de nuestra economía que si no frena ni se tuerce llevan a un período de bienestar, el más largo de nuestra historia reciente», ha indicado.

En materia de empleo, ha señalado que a su Ejecutivo le gustaría haber creado «mucho más empleo» pero ha destacado que entre 2014 y 2015 se va a crear un millón de puestos de trabajo. «Y quienes nos critican, olvidan que llevaron la tasa de paro del 8 al 22 por ciento. Estos son los avales de unos y de otros», ha exclamado.

Ante las peticiones de algunas comunidades y ayuntamientos para incumplir el déficit, Rajoy ha insistido en que es «fundamental mantener las políticas de equilibrio» presupuestario porque eso es lo que «genera confianza dentro y fuera de España». En su opinión, no controlar ese déficit sería «liquidar la credibilidad que se ha ganado». «Yo no lo voy a hacer», ha aseverado.

LA REFORMA DE LA CONSTITUCIÓN Al ser preguntado si en la próxima legislatura sería conveniente plantearse una reforma de la Constitución como plantean otros partidos, Rajoy ha afirmado que él sigue pensando que «no es la prioridad española», sino que la prioridad es «dar bien las batallas en Europa» y «consolidar la recuperación de la economía». En cualquier caso, ha señalado que éste es un tema que tienen «abierto». «Lo que es importante es buscar el momento y, sobre todo, buscar el consenso», ha apostillado.

Sobre la fecha concreta de las elecciones generales, el presidente no lo ha desvelado y ha dicho que cuándo lo «sepa» lo convocará en primer lugar al Rey y después a la sociedad española a través de los medios de comunicación. A su entender, ese dato no es «demasiado importante» porque «más o menos» todo el mundo sabe cuándo se van a celebrar.