Quantcast

Más de 25 kilómetros de retenciones en las carreteras madrileñas a primera hora de la tarde

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

Las carreteras madrileñas acumulan pasadas las 15.00 horas de este viernes más de 25 kilómetros de retenciones con motivo de la segunda fase de la operación salida de verano, ha informado la Dirección General de Tráfico (DGT).

Así, la A-1 presenta retenciones a la altura de San Sebastián de los Reyes y del circuito del Jarama con 4 kilómetros, mientras que la A-2 cuenta con 3 kilómetros de tráfico lento a la altura de San Fernando de Henares.

En la carretera de Valencia hay 3 kilómetros de atasco a la altura de Rivas Vaciamadrid, mientras que la A-4 cuenta con cinco kilómetros de tráfico lento en Pinto. La A-5 presenta 3 kilómetros de retenciones a la altura de Móstoles. Y la M-40 presenta retenciones en Coslada y los túneles de acceso al Pardo y la A-6, con más de 7 kilómetros de atasco.

43,2 MILLONES DE DESPLAZAMIENTOS

La DGT pone en marcha este viernes la segunda fase de la operación salida de verano en las carreteras españolas. Inicia así el mes de agosto, en el que se espera que se produzcan la mayor parte de los desplazamientos de toda la temporada estival: 43,2 millones.

Esta segunda etapa termina con el fin de semana, el domingo 2 de agosto y no será la última, ya que la DGT prepara otro dispositivo especial para mediados de mes, entre el 14 y el 16 de agosto. La operación retorno del verano se ha fijado entre el 28 y el 31 de agosto.

Continúan, además, los dispositivos especiales previstos todos los fines de semana del verano, para los que se han instalado radares en una «selección» de tramos de carretera de «alta peligrosidad» de acuerdo con los datos históricos de accidentalidad y de velocidad de circulación, según ha explicado la directora general de Tráfico, María Seguí.

Desde el pasado 2 de julio se pueden consultar en la web de las DGT los tramos de carretera que van a ser vigilados por radar, para información de los usuarios.

Junto con estas medidas, se desplegará a un total de 10.000 agentes de la agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, cuyo tiempo se destinará en un 80 por ciento a la vigilancia de carreteras secundarias; se habilitarán carriles reversibles y adicionales en las vías y jornadas de mayor flujo de tráfico; se paralizarán obras en determinadas carreteras para evitar que ralenticen la circulación y se diseñarán itinerarios alternativos para evitar el colapso de las carreteras, según ha explicado.