Quantcast

Indra pierde 436 millones en el primer semestre por provisiones y deterioros

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

Indra contabilizó unas pérdidas netas de 436 millones de euros en el primer semestre de 2015, frente al beneficio de 60 millones de euros del mismo periodo del ejercicio anterior, por provisiones y deterioros de fondo de comercio y de activos, según ha informado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La cifra de contratación del grupo tecnológico en los seis primeros meses del año alcanzó los 1.583 millones de euros, lo que supone una caída del 4% en términos reportados y un descenso del 5% en moneda local, mientras que las ventas se situaron en 1.409 millones de euros, lo que supone una retroceso del 5% respecto al primer semestre de 2014.

La compañía ha explicado que las ventas se vieron afectadas negativamente por la estacionalidad del negocio de procesos electorales, con un «fuerte impacto» en la primera mitad del año, que se espera que vaya «mitigándose» durante el resto del ejercicio.

Así, excluyendo el impacto del negocio de Elecciones en el primer semestre de 2014, básicamente en Asia, Medio Oeste y África y Latinoamérica, las ventas habrían crecido un 2%.

Por su parte, el resultado de explotación (Ebit) arrojó un saldo negativo de 415 millones de euros, frente al beneficio de 101 millones de euros del primer semestre de 2014, con un margen Ebit negativo del 29,5%, frente al 6,9% del mismo periodo del año anterior.

La firma presidida por Fernando Abril-Martorell ha señalado que en el segundo trimestre se registraron una serie de «efectos no recurrentes» por importe de 422 millones de euros por cambio de estimaciones, que implican un impacto negativo de 390 millones de euros en el resultado operativo, mientras que los 32 millones de euros restantes impactan directamente en impuestos.

EFECTOS NO RECURRENTES

En concreto, la firma registró un impacto negativo de 266 millones de euros por provisiones, deterioros y sobrecostes de proyectos. En este sentido, Indra ha indicado que, tras supervisar los proyectos al cierre del mes de junio, se observaron una serie de «nuevos acontecimientos» que implican cambios en las previsiones y expectativas sobre algunos proyectos, al existir dudas en la «recuperabilidad» de trabajos realizados, costes que exceden el importe de los ingresos previstos en el contrato e indemnizaciones por incumplimiento.

Asimismo, como consecuencia de las nuevas estimaciones en dichos proyectos, de la actualización de las hipótesis de negocio y macroeconómicas y del plan estratégico 2014-2018, en la revisión del valor recuperable del fondo de comercio la compañía ha decidido proceder a la corrección de su valor por un importe de 101 millones de euros.

A esta cifra se sumó un impacto negativo de 7 millones por deterioro activos intangibles, de 32 millones por deterioro crédito fiscal y de 17 millones por optimización recursos.

De este importe total, sólo tendrían impacto en caja 89 millones de euros, de los cuales 35 millones de euros impactarían antes del 31 de diciembre de 2015, quedando el resto distribuidos en los próximos ocho ejercicios, ha explicado la compañía.

La deuda neta de la compañía se sitúo en los 825 millones de euros al cierre del primer semestre del año, frente a los 652 millones del mismo periodo del año anterior, lo que representa un nivel de apalancamiento de 5,9 veces el Ebitda recurrente de los últimos 12 meses.

La firma ha indicado que el coste medio de financiación se sitúa en el 4,4%, lo que supone una mejora de 0,5 puntos porcentuales respecto al mismo periodo del año anterior.

La compañía presentó el pasado 8 de julio su Plan Estratégico 2014-2018, que incluye una previsión de crecimiento de las ventas de entre el 2,5% y el 4,5% en tasa anual acumulada y un plan de ahorro de costes de entre 180 y 200 millones de euros anuales.

NEGOCIACIÓN DEL ERE EN ESPAÑA

En este sentido la firma ha planteado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para 1.850 empleados en España, un 8,5% de la platilla total en el país, que ascendía a cierre de junio a 21.893 trabajadores.

«El resultado final de dicho plan podría variar ya que actualmente la compañía ha iniciado el proceso de negociación con la representación legal de los trabajadores en España y está además sujeto al resultado final de las negociaciones a mantener en los distintos países donde opera», ha explicado el grupo.