Quantcast

El biólogo Marc Van Montagu reclama una «buena gobernanza para salvar el planeta»

Ha denunciado que las multinacionales «no han permitido» el progreso científico en la lucha contra la hambruna en el mundo

SANTANDER, 30 (EUROPA PRESS)

El biólogo molecular y experto en biotecnología vegetal Marc Van Montagu ha reclamado este jueves en Santander una «buena gobernanza para salvar este planeta», que se enfrenta a la superpoblación como uno de sus retos de futuro, y ha denunciado que los países más ricos «están despilfarrando energía y tirando comida».

«Pero no podemos tirar la toalla porque la ciencia puede ayudar a solucionar este problema», ha defendido en una rueda de prensa celebrada en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) con motivo de su presencia esta semana en el encuentro 'Agrobiotecnología y bieconomía sostenibles'.

Así, Montagu también ha denunciado que «cinco o seis multinacionales» empezaron hace años la producción «en masa» de semillas y que eso ha ocasionado «problemas porque intentaban crear un monopolio».

«A los científicos nos gustaría que las cosechas pudiesen ser especialmente útiles para los países más pobres, lo que podría suponer un beneficio para el progreso de la ciencia, pero las multinacionales no lo han permitido» en la lucha contra la hambruna en el mundo, ha denunciado. Y también ha afirmado que ha habido una «falta de orientación clara» sobre la regulación de los alimentos transgénicos u organismos genéticamente modificados (OGM's).

Igualmente, ha lamentado que el resultado de esta falta de orientación ha sido el establecimiento de unas licencias «demasiado caras, desgraciadamente», para aquellos países que más lo necesitan y para las pymes, «que no han sido capaces de hacerles frente». «Ese es el gran problema», ha enfatizado, al tiempo que ha reivindicado que «jamás» se han encontrado efectos negativos de los transgénicos en la salud de las personas o animales, o en el medio ambiente.

Por todo ello, ha abogado por «otro enfoque» global en el que es necesario, en su opinión, un binomio entre ciencia y política «porque si no, no vamos a conseguir ningún cambio». «La ciencia tiene que ser capaz de explicar a la sociedad lo que está en juego, pero esto no ha pasado. La sociedad a veces hasta tiene miedo de la ciencia y ese es el dilema al que nos enfrentamos», ha manifestado.

«LOS POLÍTICOS NO ESCUCHAN A LA COMUNIDAD CIENTÍFICA»

Montagu, que ha criticado el «cortoplacismo» de los políticos, que «escuchan a sus votantes porque quieren satisfacerles, pero no escuchan a la comunidad científica», también ha alertado de que «lo más preocupante» del debate sobre los riesgos para la salud y el medio ambiente de los transgénicos es que «algunos grupos saben perfectamente que no hay efectos negativos, pero están transmitiendo a la sociedad el mensaje opuesto».

Así, ha asegurado que «ese es el mayor problema para todos nosotros, el intercambio de información veraz, adecuada y correcta, porque existe un sesgo en la información transmitida». Por ello, ha apostado por que las ONG ecologistas sean uno de los agentes que «pueden participar en que haya una mejor información» sobre los transgénicos y las investigaciones de la biotecnología agroalimentaria.

No obstante, preguntado por si entiende la preocupación que existe sobre la producción de alimentos genéticamente modificados, ha reconocido que «todos en la sociedad podemos sentir algún tipo de preocupación porque se viven las consecuencias de la ciencia».

En este sentido, y posteriormente en su discurso después de ser investido Doctor Honoris Causa por la UIMP, Montagu ha señalado que uno de los «grandes desafíos» a los que se enfrenta la ciencia actualmente es obtener el apoyo de la sociedad, por lo que ha querido transmitir el mensaje de que la sociedad «tiene que aprender a confiar en la improvisación de la ciencia».

«Tenemos que aprender a enseñar a la sociedad lo que significan los avances científicos. Pero también tenemos que ser capaces de hacer que la sociedad diga a los científicos cuáles son sus miedos y preocupaciones. En Europa podemos colaborar para hacer que el mundo sea un lugar mejor», ha proclamado el investigador belga, galardonado en 2013 con el Premio Mundial de la Alimentación.

«TRABAJO PIONERO» EN BIOTECNOLOGÍA VEGETAL

Marc van Montagu ha sido investido Doctor Honoris Causa por la UIMP este jueves por su «trabajo pionero», que «sentó las bases» de la modificación genética de las plantas, abriendo de esta manera «un nuevo capítulo» en la biotecnología vegetal, tal y como se recoge en el acuerdo del Consejo de Gobierno de la UIMP celebrado el 1 de junio de este año y que ha leído el secretario general de esta universidad, Álvaro Gutiérrez Berlinches.

La 'Laudatio' de la ceremonia ha corrido a cargo de la profesora titular de Bromatología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y directora de los Cursos para Extranjeros de la UIMP, Montaña Cámara, quien ha destacado que Montagu es actualmente «una de las figuras más ilustres y activas en una revolución del conocimiento científico de extraordinaria importancia, que ha logrado de manera sustantiva el mundo en el que vivimos».

Asimismo, ha destacado que el científico belga cuenta con más de 600 publicaciones en revistas científicas de alto impacto, habiendo sido hasta 2004 el autor más citado en el área de 'Plant & Animal Science, con más de 50.000 citas, al tiempo que ha recordado que ha sido fundador y miembro del Consejo de Administración de dos empresas biotecnológicas: Plant Genetic Systems y Crop Design.

Igualmente, ha concretado que en el último año se han sembrado más de 181 millones de hectáreas de cultivos biotecnológicos en 28 países a lo largo de todo el mundo, lo que supone el 15% de la superficie total cultivable, y en la actualidad más de 300 millones de toneladas de alimentos, piensos y fibras se producen en todo el mundo a partir de cultivos biotecnológicos.

Por su parte, el rector de la UIMP, César Nombela, ha incidido en que Montagu ha desarrollado, junto a sus colaboradores y discípulos, «una obra investigadora caracterizada por la perfección en el manejo de la metodología propia de la biología molecular, que tuvo como resultado importantes avances en el conocimiento fundamental, además de la apertura de procedimientos para lograr la modificación genética dirigida de los vegetales».

Del mismo modo, ha remarcado que el recorrido por la trayectoria del nuevo Doctor Honoris Causa de la UIMP «pone de manifiesto una extensa y destacada trayectoria investigadora, caracterizada por la coherencia de su trabajo, así como por la incorporación gradual de las ideas adquiridas para lograr nuevos objetivos».

Nombela, que ha recordado los trabajos de Montagu en la caracterización de un plásmido en la bacteria 'Agrobaterium tumefaciens' en 1974, capaz de producir tumores en vegetales como la base de los «laboriosos pasos» posteriores del científico, ha finalizado su discurso valorando el «impacto del empleo de los OMG's para poder asegurar tanto la calidad alimentaria como la seguridad del empleo de estos alimentos».