Quantcast

La indignante paliza a un niño sirio que vendía pañuelos en la calle

Un niño sirio de ocho años llamado Ahmed Hamdo Abeyd se ha convertido, desgraciadamente, en el protagonista de la semana en Turquía. El pequeño, que vendía pañuelos a las puertas de un restaurante para poder tener algo de dinero con el que subsistir día a día, recibió una brutal paliza de manos del dueño del local, que puso como excusa que «eso daba muy mala imagen para su negocio».

Varias personas hallaron al niño llorando en el suelo y con la cara totalmente ensangrentada minutos más tarde en la plaza de Besmane.

La reacción de las redes sociales ante el hecho ha sido inmediata y la dimensión de las imágenes ha sido tal que un hotel de Besmane ha llegado a ofrecer alojamiento durante unos días al pequeño Ahmed y al resto de su familia, los cuales viven en las duras condiciones de refugiados.

El pequeño Ahmed confesaba que él no se metió con nadie. Hacía lo mismo que había hecho todos los días. «Sólo vendía pañuelos. Cuando estaba a punto de venderle un paquete a una señora en la puerta del restaurante, me quitaron de en medio y me empezaron a golpear de manera brutal», explicaba el pequeño al 'Daily News'.

No es la primera vez que un niño de origen sirio es golpeado en las calles de una ciudad turca. El pasado mes de marzo, un menor fue duramente atacado en un establecimiento de comida rápida de Estambul por comerse los restos que un cliente había dejado en una hamburguesa.