Quantcast

Cómo la aspirina puede mejorar tu piel

Todo botiquín o cajón de las emergencias que se precie tiene en su interior una caja de aspirinas. Seas fiel o no a este analgésico para atajar dolencias menores, como el dolor de cabeza, es uno de los productos más extendidos en todos los hogares. Precisamente si eres de esas personas que tiene las aspirinas olvidadas en el fondo del cajón, debes saber que puedes sacarle partido aplicándola sobre tu piel.

La aspirina es el ingrediente fundamental de un eficaz tratamiento facial para lucir un rostro suave y sin manchas. Esto es posible gracias a que incorpora un componente que coincide con el de otros exfoliantes del mercado y que actúa aplacando todo tipo de impurezas.

Para realizar esta máscara blanqueadora lo primero que tenemos que hacer es 'rescatar' cinco aspirinas de la caja y machacarlas -como cuando éramos niños y no había forma de que masticásemos una sola pastilla-. Cuando tengamos las aspirinas listas, le añadiremos una cucharada de yogur y dos de miel.

Como en cualquier otro peeling facial, antes de aplicar el mejunje debemos lavar y secar bien nuestra piel y dejarlo actuar durante al menos 25-30 minutos. Transcurrido este tiempo, se retira y aplica crema hidratante para suavizar los resultados.

Al tratarse de un exfoliante más, no es recomendable recurrir a este tratamiento a diario. Lo mejor para nuestra piel es realizar un peeling facial cada dos o tres semanas.