Quantcast

El Gobierno replica a Amaiur que las subvenciones a víctimas del terrorismo se someten a control

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El Gobierno ha defendido ante la coalición abertzale Amaiur que las ayudas y subvenciones que se conceden a las asociaciones de víctimas del terrorismo están, como todas las que da la Administración General del Estado, sometidas a los criterios de «austeridad, eficiencia, fiscalización, control y transparencia».

Así ha contestado el Ejecutivo, en una respuesta parlamentaria a la que ha tenido acceso Europa Press, al diputado de Amaiur, Jon Iñarritu, quien se interesó por los controles a los que se someten estas ayudas, y preguntó si las asociaciones deben rendir cuentas sobre el uso que hacen de las misas.

Iñarritu también quería saber si se controlan «posibles duplicidades» con otras administraciones –habida cuenta de que, según relataba, la Comisión para la Reforma de la Administración (CORA), había advertido de que esa posibilidad– y solicitaba conocer

todas las partidas presupuestarias reservadas para colectivos de víctimas desde 1979 hasta nuestros días, desglosadas por años, ministerios y conceptos.

GENEROSIDAD INFINITA

El Gobierno no le ha facilitado estos datos, pero le ha recalcado que «todas las ayudas y subvenciones públicas de la Administración General del Estado» se gestionan «atendiendo a los criterios de austeridad, eficiencia, fiscalización, control y transparencia».

«En el caso de las ayudas y subvenciones que se destinan a las asociaciones de víctimas del terrorismo, esos criterios se acompañan de los principios de reconocimiento moral y generosidad infinita para quienes lo han dado todo por la libertad, la convivencia y la democracia», añade la respuesta del Ejecutivo.

«Una generosidad y un reconocimiento que nunca haremos extensivo ni a sus verdugos ni a quienes les apoyan», remacha la respuesta remitida al diputado de la coalición abertzale y representante de Aralar.

'CASO ALMERÍA'

Por otra parte, Iñarritu también preguntó a Interior si, como publicó el 'Diario de Almería' el pasado mes de abril, la Dirección General de la Guardia Civil reservó un depósito de fondos para ayudar a los tres agentes que fueron expulsados del cuerpo en 1981 tras ser condenados por 'Caso Almería'.

El jefe de la Comandancia de Almería, un teniente y otro agente fueron condenados a varios de prisión por la tortura y el homicidio de tres jóvenes que fueron confundidos con miembros de ETA en agosto de 1981.

Iñarritu quería saber si, como afirmaba la citada publicación, Interior realizó pagos periódicos a los agentes condenados con cargo a los fondos reservados, si se han abonado también cantidades a otros funcionarios o cargos públicos condenados y si el Ejecutivo contempla «reconocer como víctimas del terrorismo a las tres víctimas de ese crimen» atendiendo la petición de una de las familias.

«El Gobierno carece de información que pueda aportar a una respuesta parlamentaria, dada la antigüedad de los hechos referidos en la pregunta», reza la respuesta que le ha mandado el Ministerio del Interior.