Quantcast

La Púnica trabajó para Ana Botella con Zaplana de mediador

El presunto 'conseguidor' de la red de corrupción Púnica, Alejandro De Pedro, realizó “trabajos de reputación” en redes sociales para la exalcaldesa de Madrid Ana Botella (PP) que logró gracias a la mediación del exministro de Trabajo Eduardo Zaplana y del exalcalde de Cartagena José Antonio Alonso Conesa (PSOE).

Así consta en un informe de la Guardia Civil, que forma parte del sumario del 'caso Púnica', al que ha tenido acceso Europa Press, que revela que las comunicaciones por WhatsApp intervenidas en el marco del procedimiento evidencian “la realización de informes sobre presencia en internet de Ana Botella.

La empresa Madiva, propiedad de De Pedro, también se encargó de “la creación de diarios digitales” en la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital, algunos relativos a los distritos de la capital, así como del “posible posicionamiento en Google”.

Los investigadores sospechan que los documentos incautados a los cabecillas de la red de corrupción Púnica muestran “una posible relación comercial” entre Madiva y la agencia de medios Irismedia, que podría haber actuado como pagadora de estos servicios de reputación 'on line'.

PAGOS IRREGULARES

El informe, elaborado por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil el 27 de mayo de 2014, considera “constatado” que De Pedro realizaba “trabajos de reputación en la red para autoridades y cargos electos que generan una deuda a su favor” que se sufragaba por “procedimientos irregulares”.

Entre ellos se citan “el pago directo o la facturación de terceras empresas, adjudicatarias de la Administración”, la inclusión del coste de estos trabajos de reputación en “contratos públicos previstos para otro propósito” o el beneficio directo a De Pedro en “ulteriores procedimientos de contratación pública”.

El concreto, De Pedro realizó trabajos para la Comunidad de Madrid, las Diputaciones de León y Alicante y los ayuntamientos de Valencia, Castellón de la Plana, Majadahonda y Coslada (Madrid), Gandía (Valencia), Denia, Benissa y Villajoyosa (Alicante) y Cartagena (Murcia).

“DE LA MANO DE GRANADOS”

En el caso de Madrid, la Guardia Civil señala que De Pedro comenzó a trabajar para el PP de Madrid en los años 2010 y 2011, “posiblemente a través de la mano de Francisco Granados, entonces secretario general de la organización. Esto le permitió ofrecer sus servicios a “diferentes ayuntamientos de la Comunidad de Madrid, como consecuencia de las elecciones de 2011, continuando en alguno de ellos hasta la fecha de la explotación de la operación”, en octubre de 2014.

En el caso de la Región de Murcia, el informe de la UCO señala que Alonso Conesa fue la “puerta de entrada” de De Pedro en los diferentes
organismos autonómicos, debido a los “contactos” que pudo establecer durante el periodo en el que fue alcalde de Cartagena. Por estos servicios, el exregidor del PSOE recibía 5.000 euros mensuales a través de una sociedad denominada Mistral, vinculada a De Pedro.

Con respecto a la Comunidad Valenciana, la vinculación del presunto 'conseguidor' de la red Púnica con el PP valenciano le permitió “la prestación de servicios a diferentes consistorios y organismos, hecho que se evidencia en los frecuentes contactos mantenidos de manera cercana con responsables políticos de la Comunidad Autónoma de Valencia”. A este respecto, la UCO recuerda que las dos principales empresas de De Pedro, EICO y Madiva, están situadas en la calle Marqués de Sotelo, “muy próxima al Ayuntamiento de Valencia”.

MARJALIZA, MÁS DE 10 MILLONES CON BILLETES DE 500

David Marjaliza, presunto 'cerebro' de la trama Púnica y socio del ex secretario general del Partido Popular de Madrid Francisco Granados recibió presuntamente más de 10 millones de euros en efectivo entre 2004 y 2006 por las facturas que recogían servicios y relaciones comerciales que nunca se realizaron. Así consta en la querella de la Fiscalía Anticorrupción, de junio de 2014, que inició la investigación y que está contenida en el sumario del 'caso Púnica', al que ha tenido acceso Europa Press.

La Fiscalía precisa que el constructor cobró esas cantidades a través de sus empresas y en billetes de 500 euros. La cifra más alta es la correspondiente a 2005 (5,5 millones de euros), seguida de la de 2004 (3,2 millones) y la de 2006 (1,5 millones), sumando en total 10.248.356,11 euros.

Además, señala que indiciariamente ese dinero “ha sido en parte enviado a Suiza mediante operaciones de compensación, estando pendiente de investigarse en la causa si también se ha utilizado para pago de favores u otra finalidad similar”.

La trama Púnica, desarticulada en octubre de 2014, consiguió contratos fraudulentos en materia de urbanismo y obras públicas, eficiencia energética y reputación 'on line' en tres comunidades autónomas (Madrid, Valencia y Murcia), la Diputación de León y una decena de ayuntamientos madrileños.