Quantcast

Podemos arranca sus primarias dividido

Podemos arranca este viernes el proceso de primarias para conformar sus candidaturas para las próximas elecciones generales, unas primarias que han dividido al partido y que han sido interpretadas por parte de algunos sectores como un intento de la dirección nacional de controlar la elaboración de las listas.

Los candidatos individuales y equipos que aspiran a formar parte de las listas de Podemos podrán comenzar a recoger avales a partir de este viernes, aunque para registrar sus candidaturas tendrán que esperar hasta el lunes 6. Una vez finalizado el plazo para recoger avales –el dia 8– y para registrarse –10 de julio–, tendrá lugar la presentación de todos candidatos que competirán por un puesto en las listas, el día 13 de julio. Posteriormente se celebrarán las votaciones, entre el 17 y el 22 de julio, y por último, el 24, se darán a conocer los resultados.

Estas primarias comienzan apenas cuatro días después de que el secretario Político y número dos del partido, Íñigo Errejón, anunciara el reglamento y el calendario de este proceso, que fueron aprobados por la dirección nacional del partido en la reunión que celebró en Madrid el pasado sábado, pero sin el apoyo unánime de todos sus integrantes.

Al menos los secretarios generales del partido en Andalucía y Asturias, Teresa Rodríguez y Daniel Ripa, respectivamente, votaron en contra del reglamento, y el líder de Aragón, Pablo Echenique, se abstuvo. Además de estos líderes, los Consejos Ciudadanos de Madrid, Baleares y País Vasco han pedido a la dirección nacional, a través de diferentes resoluciones, que rectifiquen el reglamento.

CONTRA LA 'LISTA PLANCHA' Y LA CIRCUNSCRIPCIÓN ÚNICA NACIONAL

Entre los aspectos del reglamento que más críticas despiertan figuran, por un lado, la posibilidad de votar a equipos completos con un solo 'click', el sistema conocido como 'lista plancha'. Este mecanismo, según denuncian sus detractores, favorece a las candidaturas más conocidas, que una vez más serán las arropadas por la dirección nacional y el secretario general, Pablo Iglesias.

Los críticos también rechazan el sistema elegido para conformar la candidatura al Congreso, que fija una única circunscripción a nivel estatal, en lugar de permitir que los inscritos en cada provincia escojan en votaciones diferencias a sus candidatos a la Cámara Baja. Este sistema facilita, a su juicio, que se pueda imponer desde Madrid una lista de candidatos y que éstos puedan presentarse en circunscripciones con las que no tienen ningún tipo de vinculación.

Según explicó Errejón el pasado martes, el motivo de utilizar este sistema de circunscripción única para elegir a los candidatos al Congreso es que quieren configurar una «lista de país» capaz de ganar las generales. «Entendemos que el grupo de personas que esté en el Congreso va a enfrentar una tarea de ámbito estatal, y no sólo representará intereses de sus provincias», defendió a su vez el secretario de Organización, Sergio Pascual, en declaraciones a Europa Press.

No obstante, los críticos como Teresa Rodríguez consideran que era una «obligación» conseguir «un marco de decisión más cercano al territorio». «Es un error. No es entendible que, por ejemplo, se ponga a alguien de Madrid a competir por Córdoba», aseguró por su parte el eurodiputado Miguel Urbán en declaraciones a Europa Press. «Lo que unifica no es tener una sola lista sino el debate, el tener un programa común y el poder elegir con cercanía», añadió.