Quantcast

El embajador de Venezuela evita polemizar con la visita de un alto cargo español y defiende el «diálogo»

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

El embajador de Venezuela en España, Mario Isea, ha evitado polemizar este jueves con la reciente escala que el secretario de Estado español de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Jesús Gracia, hizo en Caracas y con las versiones contrapuestas que los dos Gobiernos dieron acerca de las conversaciones que este alto cargo mantuvo con el Ejecutivo de Nicolás Maduro.

En un comunicado oficial, la Cancillería venezolana aseguró que Gracia había comunicado a su colega venezolano, Calixto Ortega, que el Gobierno español consideraba «un error y un fracaso» la visita que el expresidente Felipe González llevó a cabo a Caracas en junio con la intención de ver a los opositores encarcelados a los que defiende, Leopoldo López y Antonio Ledezma.

El Ministerio español de Asuntos Exteriores y de Cooperación negó posteriormente que Gracia hubiera hablado de la visita de González en su entrevista con Ortega. Una visita que, públicamente, el ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, había apoyado, pese a tratarse de una iniciativa exclusiva del expresidente, que no actúa por encargo del Gobierno.

En un encuentro con periodistas, el embajador Isea ha sido preguntado por esta contradicción entre las dos versiones ofrecidas desde Caracas y Madrid. Pero el representante de Maduro ha evitado incidir en la polémica y se ha escudado en que no conocía realmente qué se había dicho desde Madrid y se ha limitado a señalar que Gracia pidió una reunión «de cortesía» con su homólogo con motivo de una escala en Caracas.

Aunque el embajador no lo mencionó, la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, llegó incluso a cuestionar que Ortega fuera a recibir a Gracia cuando el ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, anunció unos días antes la escala que tenía previsto hacer Gracia.

Este jueves Isea ha defendido en cambio que «conversar siempre es bueno» porque «puede ayudar a buscar una mejoría de las relaciones».

Tras la escala de Gracia, el departamento que dirige García-Margallo emitió un comunicado en el que destacaba el restablecimiento del diálogo bilateral con el Gobierno de Nicolás Maduro tras unos meses de reiterados enfrentamientos a cuenta del apoyo y solidaridad mostrada por las autoridades españolas con la oposición venezolana.

MESES DE INCIDENTES

Los ataques verbales que Maduro dirigió contra Felipe González colmaron la paciencia del Gobierno español, que en abril pasado protestó enérgicamente llamando a consultas a su embajador en Caracas, Antonio Pérez-Hernández, al que retiró temporalmente de su puesto durante unos días.

Desde que gobierna Mariano Rajoy, el Ejecutivo de Maduro ha recurrido a esta herramienta de protesta diplomática, la de la llamada a consultas, en diversas ocasiones.

Pero además de retomar el diálogo con las autoridades venezolanas, en su escala Gracia también se vio con representantes de la oposición, de empresas españolas y se entrevistó con el embajador español.