Quantcast

El truco infalible de la cuchara para prevenir las arrugas

Hay muchas cremas antiarrugas en el mercado que venden la idea (un tanto utópica) de conseguir una piel prácticamente perfecta. Sus eslóganes son siempre los mismos: mantener la juventud y la belleza como si los años no pasaran por tu cara. Sin embargo, la relación calidad-precio acaba siendo en todas ellas un gran inconveniente.

También los 'pringosos' remedios caseros con calabacín y otro tipo de alimentos que hacen que en algunas ocasiones tu piel llegue a mostrar incluso peor apariencia de la que tenía antes.

¿Cómo evitar entonces la aparición de arrugas de una manera rápida, cómoda, limpia y barata? A priori parecen cuatro premisas imposibles de conseguir pero SÍ SE PUEDE. Tan sólo necesitas una cuchara. Sí, no hace falta que la doble Uri Geller ni nada por el estilo. Te vale la misma con la que te pones [email protected] de helado y coges calor con el caldito en invierno.

Es tan sencillo como meter la cuchara en el congelador durante toda la noche y al despertar sacarla y presionar con ella sobre la zona afectada. Con 30 segundos por cada lado de la cuchara es suficiente. ¿Qué consigues con ello? Mejorar la circulación de esa zona de la cara (especialmente vulnerable al despertar y que provoca la aparición de ojeras y bolsas) y evitar que se hinchen los párpados.

Es importante respetar el tiempo de los 30 segundos porque pueden producirse quemaduras leves en caso de superarlo (la zona es realmente delicada).

Repite la operación durante unas semanas y notarás los cambios. Ya sabes que a veces el dinero no lo es todo y aquí, desde luego, esa premisa se cumple…