Quantcast

Oltra testifica que la Policía agredió a jóvenes en la 'Primavera Valenciana' que caían al suelo «como un dominó»

VALENCIA, 29 (EUROPA PRESS)

La vicepresidenta del Consell y portavoz de Compromís en las Corts Valencianes, Mónica Oltra, ha asegurado este lunes ante el juez, en una vista de faltas a la que estaba citada como testigo, que el 16 de febrero de 2012 agentes de la Policía Nacional agredieron a diversos jóvenes durante las protestas que tuvieron lugar en Valencia en la conocida como 'Primavera Valenciana'. Oltra ha afirmado que tanto los estudiantes como ella misma cayeron al suelo «como un dominó».

Oltra se ha pronunciado así en su declaración como testigo en el Juzgado de Instrucción número 12 de Valencia, donde este lunes se ha celebrado un juicio de faltas contra dos agentes de la Policía Nacional que fueron denunciados por lesiones por una estudiante de 17 años en ese momento. Los policías no han asistido a la vista y se han excusado con que se encuentran trabajando en un destino fuera de Valencia.

La fiscal ha elevado a definitivas sus conclusiones y ha solicitado la condena para los dos agentes por una falta de lesiones, les reclama que paguen una multa de 300 euros y que indemnicen a la joven denunciante con 100 euros por las lesiones causadas. La acusación particular, representada por el abogado Ricardo Cano, presidente de la Asociación para la Defensa de las Libertades y los Derechos Civiles y Sociales, se ha sumado a esta petición, mientras que la defensa, ejercida por la Abogacía del Estado, ha pedido la absolución.

Durante el juicio, la joven se ha ratificado en su denuncia y ha narrado que la agresión se produjo el 16 de febrero de 2012 por la tarde, ante la sede de Jefatura de Policía. Ese día se presentaron ante este organismo «unas 50 personas» para protestar por los arrestos de distintos estudiantes del Instituto Luis Vives de Valencia, en el marco de la 'Primavera Valenciana'.

Una vez allí, ha explicado que los agentes se acercaron y les pidieron que se pusieran en la acera de enfrente, hacia la Gran Vía. «Y antes de que pudiéramos hacer nada, empezaron a rodearnos y a empujarnos», ha manifestado. «Empezaron a hacer mucha presión y yo me caí al suelo. Empecé a tener mucho miedo y les dije que quería salir de allí, pero no me dejaron. Me cogieron de la coleta y me levantaron», ha dicho.

Poco después los agentes «seguían empujando», y en un momento determinado volvió a caerse –en total, ha afirmado que acabó tres veces en el suelo– primero encima de los agentes, quienes «se apartaron» y no la ayudaron; y, después, cuando se encontraba junto a Oltra, ambas cayeron encima de una bicicleta.

«Me vi a dos agentes dándome patadas, grité y mis amigas me ayudaron a levantarme», ha narrado, para concretar que en total recibiría entre tres y cinco patadas. Como consecuencia, la joven sufrió una contusión torácica y lesiones en ambas rodillas.

«ABSOLUTAMENTE PACÍFICA»

Oltra ha corroborado la versión de la víctima y ha indicado que ese día se sumó a los actos de protesta de los estudiantes, tras ser expulsada de las Corts, y acudió a una concentración en Jefatura «absolutamente pacífica», según ha descrito. Allí siguieron las órdenes de los agentes cuando les solicitaron que se cambiaran de acera.

«A mí me sorprendió porque de repente, sin mediar palabra, los policías avanzaron, empezaron a empujar y a dar patadas. Había niños muy jóvenes y pensé que aquello iba a acabar fatal, como así pasó», ha narrado.

En esta línea, ha añadido: «Fue como un dominó, caímos unos encima de otros. Empezaron los golpes, los estirones del pelo y de la ropa. Aquello lo viví fatal». Sobre la denunciante, ha afirmado que se cayó encima de ella y ha corroborado que le agredieron. A ella personalmente, aunque no presentó ninguna denuncia, también le lesionaron y «como consecuencia me ha quedado un bulto en la pierna de por vida. Llevaban botas reforzadas», ha puntualizado.

«A la chica –en referencia a la denunciante– le estiraron, se la llevaron a rastras. Entendía que era una cosa desproporcionada. Eran todo zarandeos y golpes, patadas a todos, y ella también recibió», ha aseverado. En concreto, ha señalado que recuerda cómo una agente, «que tenía una cara muy dulce», se «cebó» con los jóvenes.

Frente a ello, dos policías que participaron en este operativo han defendido que no vieron agresiones ni empujones, y que se limitaron a hacer una línea de contención para evitar que los jóvenes entraran en Jefatura. Ninguna de las agentes ha podido concretar el número de policías que participaron en el operativo, pero sí recuerdan que los jóvenes eran «unos 200», ha dicho una de ellas. «No ejercimos violencia en ningún momento. En todo caso, fuerza proporcional», ha aseverado esta misma agente. El caso ha quedado visto para sentencia.