Quantcast

El Papa advierte de que la Iglesia no necesita «maestros» sino testimonios valientes ante la persecución de cristianos

ROMA, 29 (EUROPA PRESS)

El Papa ha advertido de que la Iglesia no necesita tanto «maestros» sino «testimonios valientes, durante durante la homilía de la misa celebrada durante la solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo, en la que se ha referido a las «atroces, inhumanas e inexplicables persecuciones» a los cristianos de antes y ahora.

Francisco, que ha presidido los ritos en la basílica de San Pedro, ha bendecido los palios para los 46 arzobispos metropolitanos que fueron nombrados durante el año pasado –entre ellos, los arzobispos españoles de Madrid, Carlos Osoro, Valencia, Antonio Cañizares, Mérida-Badajoz, Celso Morga, y Zaragoza, Vicente Jiménez–, que han sido impuestos a cada arzobispo por el nuncio apostólico o por el representante pontificio en la respectiva sede metropolitana.

A los nuevos arzobispos les ha dicho que la Iglesia quiere «maestros de oración y hombres de fe» y les ha pedido que sean «ángeles y mensajeros de la caridad», al tiempo que les solicita «coherencia».

«Hoy no hay tanta necesidad de maestros como de testimonios valientes, que enseñen a no temer. No hay testimonio sin una vida coherente», ha expresado.

ANTE EL SILENCIO DE TODOS

El Pontífice argentino ha denunciado que en «muchas partes del mundo, a menudo ante la mirada y el silencio de todos», perduran las persecuciones a los cristianos y ha reivindicado «la valentía de los Apóstoles y de la primera comunidad cristiana» para llevar adelante la obra de la evangelización «sin miedo a la muerte y al martirio».

En este sentido, ha manifestado que aunque a lo largo de la historia de la Iglesia muchas fuerzas «han intentado e intentan aniquilar la Iglesia» finalmente han sido ellos los aniquilados. «La Iglesia vive», ha exclamado.

«Todos pasa, solo Dios permanece. Han pasado reinos, pueblos, ideologías, potencias. Pero la Iglesia, pese a sus muchos pecados, permanece», ha resaltado durante la homilía.

Finalmente ha explicado que «ninguna comunidad cristiana puede ir hacia delante sin el apoyo de la oración perseverante» porque, según ha sentenciado, «la oración es el encuentro con Dios, con Dios que nunca falla».

«En la oración, el creyente expresa su fe, su confianza, y Dios expresa su cercanía, también mediante el don de los Ángeles, sus mensajeros», ha concluido.

Como es habitual en la fiesta de los apóstoles Pedro y Pablo, durante la misa que ha celebrado el Papa con los nuevos arzobispos metropolitanos, han estado presentes una delegación del Patriarcado ecuménico de Constatinopla enviada por su santidad Bartolomé I, guiada por su eminencia Ioannis Zizioulas, metropolita de Pergamo; acompañado de su eminencia Maximos, metropolita de Silyvria; y del padre Heikki Huttunen, de la Iglesia Ortodoxa de Finlandia.