Quantcast

CiU plantea en el Congreso dejar sin efecto la sentencia del TC que recortó el Estatut

Rechazan, como ERC, que el Alto Tribunal pueda pronunciarse en ningún caso sobre las reformas estatutarias de las comunidades históricas

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El grupo parlamentario de Convergència y de Unió quiere cambiar la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional con el fin de que quede sin efecto la sentencia que este órgano dictó en 2010 por la que se declaró inconstitucional parte de la reforma del Estatuto de Autonomía de Cataluña que ya había sido aprobada en referéndum cuatro años antes.

Este es el objetivo de unas de las enmiendas parciales que los nacionalistas catalanes han registrado a las proposiciones de ley presentadas por PP y PSOE para recuperar el recurso previo de inconstitucionalidad para los estatutos de autonomía y sus propuestas de reforma.

En sus iniciativas, a la que ha tenido acceso Europa Press, CDC y UDC asumen la recuperación de esta figura e incluso plantean que el recurso previo que se pueda presentar a todas las leyes de carácter orgánico.

Eso sí, en el caso de los estatutos de autonomía incluyen una excepción: que este figura no pueda utilizarse para «las reformas de los estatutos cuya aprobación requiera el referéndum positivo de los electores en su ámbito territorial».

Además, especifica que «en ningún caso será admisible el pronunciamiento de Tribunal Constitucional sobre un Estatuto o reforma de Estatuto que haya sido aprobado en referéndum por mayoría de los votos válidamente emitidos».

EFECTOS RETROACTIVOS

Los nacionalistas piden incluir esta excepción en una nueva disposición final de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional en la que también quieren que conste que quedará anulada la vigencia de los pronunciamientos que haya podido hacer el TC sobre una reforma estatutaria que ya había sido avalada en referéndum, como es el caso del Estatut.

«En el caso de haberse producido esta circunstancia con anterioridad de la presente ley, se entenderán por no vigentes las interpretaciones que sobre la reforma haya adoptado el Tribunal Constitucional», reza textualmente la enmienda registrada por CDC y UDC.

Además, ambas formaciones defienden que los parlamentos autonómicos puedan retirar, antes de que sean definitivamente aprobados por las Cortes, sus propuestas de reformas estatutarias si consideran que las «modificaciones exigidas» en su caso por el TC al resolver sobre un recurso previo «desvirtúan de forma sustancial la propuesta» original.

ERC APROVECHA PARA PEDIR CAMBIOS EN EL TC

También ERC ha aprovechado sus enmiendas parciales a esta reforma auspiciada por los dos grandes partidos para blindar ante posibles declaraciones de inconstitucionalidad los estatutos de autonomía aprobados por el procedimiento previsto en el artículo 151 de la Constitución y aquellos que para su reforma prevén un referéndum de ratificación de los electores, es decir, los de las denominadas comunidades históricas.

Es decir, los independentistas –que a diferencia de CDC y UDC rechazan cualquier tipo de recurso previo de inconstitucionalidad– también quieren evitar por ley que el TC pueda incluso pronunciarse sobre la constitucionalidad de reformas de Estatutos surgidos al amparo del citado precepto constitucional y que requieran ser sometidos a referéndum.

Asimismo en sus enmiendas, ERC vuelve a plantear medidas para evitar la prórroga del mandato de los miembros del TC en el supuesto en que hay un desacuerdo político en la elección de los mismos y ara evitar que «ningún militante de un partido político pueda ser magistrado» del Alto Tribunal.