Quantcast

Cómo crear aire acondicionado casero

Aunque todos los años se dice que este va a ser el verano más caluroso de la historia, y a veces no lo es, es indudable que en algunas partes más que en otras se pasa calor, mucho calor, y es insoportable. Las casas son como una pequeña sauna y estar limpio más de una hora resulta muy poco probable, por lo que lo mejor es recurrir a los aires acondicionados. Pero muchos de ellos son extremadamente caros, y ya no solo la instalación o el aparato, sino también la gran cantidad de energía que consume y que hay que pagar a final de mes.

Otro de los puntos negativos de los aires acondicionados es que son muy peligrosos para la salud, pues el chorro frío que sale directamente hacia la piel puede provocar que nuestro organismo reacciones con tos, asma, neumonía o dolores de cabeza, con el agravante de que los filtros no se limpian y son un criadero de virus y bacterias. También es muy malo para ciertas enfermedades como las lumbalgias si los músculos sienten continuamente el frío.

Los cambios de temperatura no son buenos para nada y el cuerpo se puede desequilibrar cuando pasa del calor sofocante al frío polar de los aires. Siempre se recomienda que el aire esté entre los 23 y los 24 grados y programar el aparato para que se apague si nos vamos a dormidos.

Pero hay una forma de que no sea tan perjudicial, ni tan caro. Con solo un par de materiales baratos y unas buenas manitas se puede fabricar un aire acondicionado casero que permitirá pasar el calor de la mejor forma, y más barata, posible.

Los materiales que se necesitan son una nevera pequeña portátil, un codo de una tubería de PVC y un ventilador pequeño. Ambos se tienen que poner encima de la nevera, con la ayuda de un taladro para que queden bien prensados y, por último, pegarlos con pegamento resistente para que se queden bien fijados.

Dentro de la nevera se deben meter hielos, toda la cantidad posible, y cuantos más mejor. El ventilador debe colocarse boca abajo para que entre el aire caliente y el hielo lo transforme en frío. Ahora solo queda enchufar y disfrutar de este alivio que hará que el calor sea mucho menos agobiante y más llevadero.