Quantcast

Las mascotas también se van de vacaciones

Llega el periodo estival y empieza el momento de plantear a dónde ir de vacaciones. Cada vez son más las personas en España que adoptan perros y gatos y convierten a sus mascotas en un miembro más de su familia. Sin embargo, con los meses de verano aparece una cuestión repetida en muchos hogares: ¿Qué se puede hacer con ellos?

Esta pregunta acaba traduciéndose en un gran número de ocasiones en el abandono de animales. España es el país de Europa en el que más mascotas se abandonan al día, aproximadamente 400, es decir, casi 150.000 cada año, especialmente durante estos meses.

Pese a lo que se piensa, cada vez son más los hoteles que permiten alojar en sus habitaciones a mascotas y las playas en las que está permitida la entrada, por ejemplo, de perros. Eso sí, en España hay aún muy pocas playas en las que está permitida la presencia de perros, en comparación con el resto de Europa. Cataluña es la comunidad autónoma que mayor número de arenales (nueve) ofrece a los dueños y sus mascotas, lejos de países como Reino Unido (350 playas) o Francia (190) o Italia (120).

Si optas por un lugar de estas características, tienes que tener claros los cuidados necesarios de las mascotas, como enumera la web de MedicAnimal. Un reconocimiento del nuevo espacio junto al dueño siempre ayudará al animal a adaptarse rápidamente.

Si viajas en coche, por ejemplo, lo más cómodo es que tu perro viaje en un transportín, un método muy seguro y que debe colocarse lo más cerca posible del respaldo y a ser posible en posición transversal respecto al sentido de la marcha.

En caso de que tu mascota sea un gato, debes llevarlo dentro del habitáculo y justo sobre el suelo que está detrás de los asientos delanteros. Otra opción factible es la rejilla divisoria, especial para vehículos familiares y animales de gran tamaño.

Si por el contrario lo haces en tren, tendréis más espacio y los animales podrán viajar dentro de cajas de transporte de forma gratuita o a un precio reducido. Aquellos que no lo hagan en un transportín, deben llevar un bozal.