Quantcast

¿Se puede morir tomando viagra?

En Internet hay un montón de información sobre la viagra, también conocido como sildenafilo, sus peligros y sus efectos secundarios, pero todavía hay muchos jóvenes, y no tan jóvenes, que la piden en la farmacia a la ligera, sin receta, pensando que se la van a dar, o lo que es peor, la compran como droga ilegal vía online.

Muchos de estos jóvenes que ingieren la pastilla azul lo hace con una combinación de alcohol y drogas que pone en riesgo su salud y que en muchos casos que podrían acabar en tragedia. Un fármaco que es recetado para la disfunción eréctil es un atractivo para muchos que, sin dudarlo, quieren pasar una noche loca en la cama sin necesidad de pararse a pensar en las consecuencias que eso les podría traer.

La popularidad de la viagra ha crecido peligrosamente entre los hombres, sobre todo jóvenes, porque creen que mejora sus relaciones sexuales, cuando probablemente sea el efecto contrario. No está indicada para estimular la libido, ya que tan solo es un vasodilatador que permite que no haya problemas de erección, por lo que no se debería tomar sin receta médica.

La combinación entre el alcohol y la viagra puede llegar a ser letal porque se corre el riesgo de que se produzca hipertensión, desmayos y estados de shock.

No solo puede tener efectos secundarios como la cefalea, el rubor facial, el adormecimiento de algunas partes del cuerpo, la visión borrosa o las palpitaciones, sino que previamente se necesitan exámenes previos en consulta médica que determinen si el hombre que quiere tomarla por disfunción eréctil tiene riesgos cardiovasculares, puesto que es un vasodilatador, o tiene problemas con la presión arterial. El control del paciente es lo que haría seguro que la tomara, por lo que sin previa visita médica, nadie debería tomar viagra.

Se han dado casos en los que la dosis no ha sido la correcta y junto con un mal funcionamiento del corazón se han producido varias muertes. Pero también puede darse el caso de que una persona adquiera viagra por vías no legales y la tome sin conocer el funcionamiento de esta, ya que siempre se debe tomar con 24 horas entre medias de pastilla y pastilla.

Como todos los medicamentos, una ingesta mayor a la indicada puede resultar mortífera. Más de la dosis común que se receta a los pacientes podría causar una bajada de presión arterial que puede desencadenar el infarto. También es necesario que el especialista sepa si la persona toma otro tipo de fármacos por si pudieran ser antagónicos.