Quantcast

Maniobra de Heimlich: Así se actúa si un bebé se atraganta

Los niños, en especial los bebés cuando aprenden a comer, son muy proclives a atragantarse. Se trata de accidentes que angustian a los apdres y frente a los que hay que estar preparados para actuar.

Por eso te explicamos la maniobra de Heimlich, una técnica que consiste en despejar el conducto respiratorio que está siendo bloqueado por un trozo de alimento o cualquier objeto. 

No hay mayor impotencia que ver a un bebé en estas situaciones. Por eso, ¿qué hacer si un bebé se atraganta? En primer lugar, y ya que el bebé no te lo puede comunicar por sí mismo, hay que revisar los posibles síntomas de peligro de asfixia como son: piel morada o azulada, el bebé no llora o no puede llorar, silbido en la garganta al respirar, tos débil, dificultar para respirar o pérdida del conocimiento.

Si alguno de estos síntomas aparece en el bebé, hay que seguir una serie de pasos:

– Colocar al bebé boca abajo, apoyándole sobre la pierna o el muslo. Sujetar con el brazo el pecho y con la mano la mandíbula. La cabeza a un nivel inferior al cuerpo. 

– La cabeza del bebé tiene que estar siempre boca abajo, como en el paso inicial.

– Dar golpes rápidos y fuertes, cinco mínimo, con la palma de la mano.

– Si se observa que el objeto no se ha expulsa, repetir el paso las veces que haga falta.

En estas situaciones de peligro hay que actuar con rapidez porque un segundo puede ser vital: el oxígeno es una necesidad básica sin la que no podemos estar ni un minuto, de él depende el correcto funcionamiento tanto de nuestro cerebro y como de otros órganos importantes.

Tener presente estos pasos en nuestras vidas es importante.