Quantcast

MSF atribuye la crisis humanitaria del Mediterráneo al «fracaso» de la UE para responder al problema

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha advertido de cara al Consejo Europeo de esta semana que la «crisis humanitaria» del Mediterráneo se debe al «fracaso» de los Estados miembro de la UE para hacer frente a este problema con «políticas y prácticas adecuadas y humanas», toda vez que «construir muros» no es la solución.

La ONG ha recordado a los Veintiocho que tienen un «deber humanitario» que pasa por «repensar radicalmente» las actuales políticas. En este sentido, ha defendido la necesidad de ofrecer alternativas seguras y legales para quienes buscan refugio y asilo en Europa.

La especialista de MSF en migraciones Aurelie Ponthieu ha subrayado en un comunicado que Europa vive «una crisis humanitaria orquestada, creada por el fracaso de la Unión Europea a la hora de poner en marcha políticas y prácticas adecuadas y humanas». En lo que va de año, más de 1.800 personas han muerto ahogadas en el Mediterráneo.

«El deterioro de la situación no se debe a un número inmanejable de migrantes y refugiados, sino al resultado directo de las deficiencias crónicas en las políticas de la UE en la gestión de las personas recién llegadas», ha argumentado Ponthieu, quien ha lamentado que los países se limiten a «discutir sobre cierre de fronteras, construcción de muros y en lanzarse ultimatums amenazantes».

«Eso no va a impedir que la gente venga y, además, socava cualquier esfuerzo de colaboración para ayudar a las personas que requieren», ha añadido.

MSF ha abogado por que se ayude a Grecia e Italia –principales países de llegada– para que puedan ofrecer una protección adecuada y unas condiciones mínimas de acogida a los inmigrantes. Al mismo tiempo, los gobiernos italiano y griego deberían mostrar un «claro compromiso» de atención hacia estas personas.

La ONG ha tachado de «vergonzoso» que Francia y Austria hayan reforzado los controles fronterizos, que Italia amenaza con impedir el desembarco de inmigrantes y que Hungría anuncie la construcción de un muro en el límite con Serbia.

REVISAR EL SISTEMA

Para el presidente de MSF Italia, Loris de Filippi, «es evidente que el sistema actual, que incluye el Reglamento de Dublín II, no está funcionando». Ha pedido la suspensión «inmediata» de las devoluciones de «personas vulnerables» y actuar «de forma urgente» para que los solicitantes de asilo obtengan «la asistencia y la protección a las que tienen derecho».

En esta línea, Ponthieu ha reclamado que la UE ponga en marcha «condiciones de acogida dignas y humanas» con la «misma determinación» con la que ha financiado operaciones de búsqueda y salvamento.

«En lugar de discutir sobre la solidaridad entre los Estados miembros, es el momento de que la UE adopte medidas concretas para ayudar a las personas que huyen de crisis humanitarias terribles» y que se acuerden «políticas eficaces, humanas y basadas en la compasión para la gente», ha añadido la analista, crítica con el «discurso hostil de rechazo institucional».

MSF participa con varios buques en la labor de búsqueda y rescate en el Mediterráneo y ya ha intervenido para salvar a unas 4.700 personas.