Quantcast

Monedero compara la situación griega con la invasión nazi de Polonia

Advierte de que «antes de que Hitler invadiera Polonia hubo señales claras de su comportamiento y Europa no estuvo a la altura»

PAMPLONA, 22 (EUROPA PRESS)

El exsecretario de Programa de Podemos Juan Carlos Monedero ha afirmado que se está viviendo en Grecia «lo que vivió Europa en el año 1939 con la invasión alemana de Polonia» y ha añadido que «sabíamos que nos iba a costar dolor pararle los pies al fascismo, pero si lo hubiéramos hecho antes nos hubiéramos ahorrado mucho sufrimiento».

Así, en relación con las negociaciones que están llevando a cabo Grecia y el Eurogrupo, Juan Carlos Monedero ha afirmado que se están confrontado dos grandes posiciones: los intereses del sector financiero y los derechos humanos. Tras ello, ha dicho que «los demócratas tenemos que escoger».

Antes de participar en un curso de verano en Pamplona sobre crisis política y económica, el exdirigente de Podemos ha señalado en declaraciones a los medios de comunicación que hay una confrontación de los derechos humanos, sociales y civiles con los intereses de los sectores financieros.

Monedero ha defendido que los derechos humanos «han sido la seña de identidad de los europeos» y ha añadido que implican que «lo que han decidido los griegos tenga la posibilidad de ser puesto en marcha y que no haya poderes externos con la capacidad de quebrar la decisión que han tomado los griegos».

De la misma forma, ha señalado que los derechos sociales «han sido el gran logro después de la segunda guerra mundial e implican que los ancianos, después de toda una vida trabajando, tengan un mínimo de certezas, que los hijos de los trabajadores puedan ir a la universidad, que no ocurra como está ocurriendo en nuestro país, que dependiendo de dónde cojas el metro puedes tener una diferencia de esperanza de vida de hasta diez años».

A continuación, ha hecho una defensa de los derechos civiles, que «implican que el Estado funciona con división de poderes y garantiza a la ciudadanía sus derechos».

Por ello, ha considerado que «estamos viviendo un momento histórico en el que los países tienen que decidir si quieren democracia o si quieren subordinarse a los intereses de los grandes sectores financieros». «Si la Troika derrota la decisión soberana de Grecia, creo que podríamos dar por clausurada la democracia en Europa y debiéramos sacar las conclusiones correctas», ha planteado.

Sin embargo, ha asegurado que aprecia una «creciente respuesta, no solamente en Grecia, sino en todos nuestros países, que reclaman cambio» y ha criticado que «Rajoy fue a Grecia a apoyar a Samaras y Samaras fue derrotado», por lo que ha considerado «un insulto Rajoy siga teniendo el as en la manga de seguir trabajando para los intereses de los grandes bancos internacionales, que son los que financian a su partido junto con las contratistas que le pagan en negro, como han demostrado los jueces».

A juicio de Monedero, «esto demuestra que algunos votamos una vez cada cuatro años y hay otros que votan todos los días». «Cada cual, en cualquier lugar de Europa, tiene que escoger si está con los que quieren doblar el brazo a los pueblos o con los pueblos», ha dicho.

ESPAÑA TIENE MÁS «CAPACIDAD DE NEGOCIACIÓN»

Cuestionado sobre si las exigencias de Europa a Grecia pueden ser un aviso también para futuros Gobiernos de España, el exdirigente de Podemos ha señalado que España representa el 12 por ciento del PIB europeo, mientras que Grecia es el 2 por ciento. Por ello, ha argumentado que «la capacidad de negociación que tiene España es infinitamente mayor que la capacidad que tiene Grecia».

No obstante, ha advertido de que en cualquier caso la confrontación es la misma y ha dicho que hay que elegir entre «desmantelar los derechos sociales que conseguimos después de la segunda Guerra Mundial en Europa o mantener la estructura del Estado social». «Eso es lo que nos estamos jugando», ha incidido.

Además, refiriéndose a los efectos que pueda haber sobre España, Monedero ha considerado que «es mucho más peligroso lo que puede pasar con Italia» dado que tiene «problemas estructurales que están sujetos a un contagio mayor que España».

«EUROPA NO ESTUVO A LA ALTURA» ANTE LA AMENAZA DE HITLER

En todo caso, Monedero ha insistido en que «la crisis de Grecia va a ser una crisis de todos los países del euro» y ha señalado que «hubo un momento antes de que Hitler invadiera Polonia en el que hubo señales claras de su comportamiento y Europa no estuvo a la altura». «Creyeron que contentando sus ansias iban a poder pararle los pies, y al final desembocó en una terrible guerra donde murieron 50 millones de seres humanos», ha advertido.

Por ello, Monedero ha señalado que países como Italia, España, Portugal o Francia deben ser «conscientes de que la suerte de Grecia es la suerte de todos nosotros».

El exdirigente de Podemos también ha tenido palabras para la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, a quien ha deseado «una larga vida, incluso de 120 años, pero eso sí, a poder ser con una pensión de la misma cantidad que ella le está deseando a los griegos».

VALORA LA POSICIÓN DEL PAPA

Juan Carlos Monedero también se ha referido a la posición del Papa Francisco, para ensalzar que «ha planteado, en la dirección que está planteando el Gobierno griego, que tenemos que apostar por las mayorías, y que atender a los intereses de las grandes empresas, de los conglomerados internacionales y de los sectores financieros acaba con el ser humano».

Además, Monedero ha valorado que «el Papa ha hecho una cosa que se negó a hacer Juan Pablo II y que se negó a hacer Benedicto XVI, que es incorporar la reflexión profunda con el planeta tierra, con los pobres, con los golpeados por la crisis, que hizo la Teología de la Liberación».

Ha destacado a continuación que «la expresión 'grito de la tierra' es de Leonardo Boff, uno de los padres de la Teología de la Liberación, expulsado por Ratzinger de la Iglesia Católica, y que en cambio tiene un diálogo muy rico con el Papa».

Juan Carlos Monedero ha advertido de que «ahora mismo hay dos tercios de la humanidad que no hacen falta ni como consumidores ni como productores, que son desechables, como dicen en Colombia». «Son inviables económicamente, son gente que se puede morir intentando cruzar el estrecho y nos dan absolutamente lo mismo. Eso es intolerable. Hay una Europa que está perdiendo unos contenidos mínimos de humanidad», ha apuntado.