Quantcast

Armas.- El número de civiles víctimas de armamento explosivo aumenta un 5% en 2014, según un estudio

Más de 32.600 civiles murieron o resultaron heridos por este tipo de armamento

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El número de civiles muertos o heridos como consecuencia del uso de armamento explosivo en el mundo se ha incrementado por tercer año consecutivo, según el estudio publicado este lunes por la organización Acción sobre Violencia Armada (AOAV).

Así, en 2014, un total de 41.847 personas murieron o resultaron heridas por armamento explosivo, de las que el 78 por ciento, o lo que es lo mismo 32.662 eran civiles. En los casos de las zonas pobladas, el 92 por ciento de las víctimas eran civiles.

Estas cifras suponen un incremento del 52 por ciento de los muertos o heridos con respecto a 2011, cuando se comenzó a elaborar el informe, ya que entonces se contabilizaron 21.499 víctimas civiles. En comparación con 2013, AOAV ha constatado un aumento del 5 por ciento.

En concreto, cada día durante el año pasado hubo de media 90 víctimas civiles, incluidos 29 que murieron por este tipo de armamento, que incluye las bombas lanzadas desde aviones, los proyectiles de mortero y de artillería así como los artefactos explosivos improvisados (IED, por sus siglas en inglés).

El número de víctimas civiles por el armamento explosivo aéreo prácticamente se triplicó con respecto a los datos de 2013 y se registraron casi el doble de víctimas civiles por los llamados 'barriles bomba' que el año anterior. Este tipo de munición es empleada por el régimen de Bashar al Assad en Siria y que consiste en barriles a los que se llena de explosivo y otros objetos para que sirvan de metralla.

En cuanto a los proyectiles de mortero, se produjo un incremento del 53 por ciento en cuanto a los daños causados –3.000 víctimas civiles en quince países– mientras que los terroristas suicidas causaron 5.501 víctimas civiles en 17 países.

Los artefactos improvisados ocasionaron 17.098 víctimas civiles, el 52 por ciento del total. De ellas, el 85 por ciento eran civiles, según el estudio, que se fundamenta en los datos publicados en medios de comunicación en habla inglesa y, según AOAV, “no es un intento de contabilizar todos los incidentes en el mundo”. Tres de los cinco ataques de este tipo más mortíferos se produjeron en Nigeria.

También ha aumentado, según AOAV, el número de víctimas civiles causadas por el uso de armamento explosivo por parte de ls fuerzas gubernamentales, que ha pasado del 11 por ciento en 2013 al 28 por ciento en 2014.

PEORES LUGARES

Irak, Siria, la Franja de Gaza, Nigeria y Pakistán son los peores lugares. En el caso del primer país, con el auge del grupo terrorista Estado Islámico en el último año, el número de víctimas civiles superó las 10.000 por segundo año consecutivo.

“Este es el tercer año consecutivo que hemos visto un incremento en el número de civiles muertos y heridos. Con los civiles que se llevan el grueso del daño del armamento explosivo en Gaza, Ucrania, Nigeria, Irak, Siria y Afganistán, la pregunta tiene que ser: “¿cuántos más tienen que morir antes de que los estados acuerden ponen fin al uso de armamento explosivo en zonas pobladas?”, se ha preguntado el director de investigaciones de AOAV, Iain Overton.

“Pero no son solo los gobiernos los que causan este daño”, ha destacado Overton en un comunicado, resaltando que en 2014 se registró el ataque más mortífero fue con un artefacto explosivo contra una mezquita en el norte de Nigeria.

“Los artefactos explosivos improvisados no son solo un problema de los campos de batalla en Irak o Afganistán. Estas armas están matando o hiriendo a civiles en todo el mundo y la acción colectiva es el único camino para revertir las tendencias de los últimos años”, ha subrayado.

Por su parte, el investigador jefe del proyecto, Robert Perkins, ha resaltado que “el uso por parte del estdo de armamento explosivo pesado se disparó el año pasado”. “Más gobiernos están usando más bombas y demasiado a menudo están intentando elegir los objetivos dentro de zonas pobladas”, ha lamentado.

“Nuestros datos han demostrado año tras año que esta práctica mata y hiere a civiles demasiado a menudo para ser considerada como errores inevitables o aislados”, ha subrayado.

En la misma línea se ha pronunciado el presidente de AOAV, Steven Smith, que ha defendido que “el uso de armamento explosivo pesado en zonas pobladas es inaceptable, pero demasiado predecible”.