Quantcast

Begoña Villacís: «Prefiero que me tengan por naíf a convertirme en una más»

No como política, sino como ser humano, ¿has sentido más feeling con Carmena o con Aguirre?

Son personas totalmente distintas aunque tienen sus cosas en común.

¿Ah sí?

Sí, la experiencia. Hablan desde las vivencias y con personalidades muy formadas. Las dos te pueden aportar cosas diferentes. No puedo decantarme, las tendría que conocer mucho más allá de una reunión.

No te imagino yo a ti gritándote con nadie, la verdad.

¿No? Pues me tendrías que ver en mi casa cuando mis hijas no hacen los deberes. Todos tenemos nuestros momentos. (Risas)

En Madrid, ¿el voto que ha ido a Carmena ha sido de castigo a Aguirre?

La corrupción ha pasado factura y me parece positivo que esto pase. Me dejan de representar personas que me traicionan, me puedes traicionar una vez, no cinco. Ha pasado factura en Madrid, Valencia… y espero que siga pasando factura.

¿Te ves como alcaldesa?

No necesariamente me veo como alcaldesa, sino a Ciudadanos liderando el ayuntamiento en algún momento, pero no ahora.

Lo que habéis conseguido no está mal.

Está muy bien. Tenemos el privilegio de ir proponiendo medidas y siendo constructivos, haciendo valer nuestro programa. Por ejemplo, el tema de las multas gusta tanto a Carmena como a Aguirre, a las dos.

Explícame esto de las multas.

Hemos propuesto que en la primera notificación de las multas haya una bonificación del 90%, es decir, que sea algo simbólico y tenga que ver con la advertencia y la segunda oportunidad a las personas. Las medidas no son ni rojas, ni azules, sino de sentido común.

Para vosotros es importante la transparencia y mostrar el patrimonio, ¿cómo andas tú de forrada?

Llevo trabajando desde los 18 años, lo que tengo ahora mismo no es de la política, es consecuencia de mi trabajo. Mientras hacía la carrera trabajaba en una tienda, luego en un despacho… Lo que tengo es mío, no es que tenga un altísimo patrimonio, la verdad. (Risas)

¿Te has leído el programa de Ahora Madrid? Decía Aguirre que estabas preocupada…

He leído todos. Me preocupa la banca pública municipal, que ya ha dicho Carmena que no se hará, ya hemos tenido suficientes experiencias de banca en manos de políticos. Me preocupa que se pongan cosas en un programa para lo que un ayuntamiento no tiene competencias. Por ejemplo, veo como un trauma los desahucios y el consistorio debe promover el alquiler social para permitir que estas personas tengan un hogar, pero también hay que proteger los derechos de los arrendadores. Las inversiones también me preocupan porque Madrid no se puede permitir de manera sistemática rechazarlas, hay que estudiarlas.

Siendo ciudadana «naranjita», ¿qué es lo que más orgullo te ha producido?

Que muchos grupos profesionales y asociaciones nos digan que somos los más accesibles, esta es la democracia real, la accesibilidad. La prueba la tienes tú, ¿cuánto tiempo has tardado en concertar esta cita? Dime.

Poco, una semana.

O sea, nada, pero esto se lo ponemos igual de fácil a ti por ser periodista como a cualquier colectivo o asociación, a todo el mundo. El acceso es directo, no hay censuras y nadie te va a decir qué preguntar o qué no. Ciudadanos lleva el programa más sólido de todos, te lo confirmo yo que me los he leído todos.

Estás orgullosa en general, ¿no?

Sí. Cuando me ven por la calle lo que me dicen es que ven en nosotros una alternativa positiva, realista y no piden que no les decepcionemos, ésto nos lo dicen a todos mucho.

¿Qué pasa si viene alguien que te conoce de siempre desesperado pidiéndote empleo?

Esto ya me lo dijo el otro día el camarero donde estábamos comiendo. Me quedé alucinada, esta es la imagen de país que tenemos, das por hecho que el político te va a colocar. Pero, ¿en qué cabeza cabe? Por favor, yo sí que le pido a la gente que sea más prudente y responsable, aunque sea por decoro estas cosas no se hacen.

Como recién llegada a la política, ¿la vieja guardia se alegra más de los triunfos propios o de las desgracias ajenas?

El caso de corrupción ajeno revierte en votos directamente y en el fondo vemos la paja ajena y no la viga en el propio. Nos debemos preocupar más de nosotros mismos, no podemos estar en una competición para ver quién es el más corrupto.

¿No tienes miedo de que como tú no atacas en los debates te tomen como una política un poco naif?

Prefiero que sea así, sinceramente, si lo contrario es ser lo que yo reprocho… Prefiero quedarme, no naif, sino jugando con limpieza. No pienso rebajarme a esto y convertirme en una más.

Como madrileña, ¿cuál es el mayor despilfarro que ha hecho esta ciudad?

No sabría por dónde empezar… desde la Caja Mágica, el Obelisco de Calatrava que no funciona, la M30 soterrada que me parece una idea fantástica pero no había necesidad de encarecer el coste de esa manera. El problema es que la deuda es de todos nosotros, que se nos olvida.

¿Los políticos deberían trabajar en la empresa privada antes que en la política?

Sí, más que nada para que tengan algo que aportar porque si no vives la realidad por ti mismo. Además, hay que tener un sitio donde volver porque la política tiene un fin.

Si tuvieras que elegir un político/a del que te guste el modo de hacer, ¿cuál sería?
Creo que a todos nos ha gustado Adolfo Suárez, además, mi madre era de Ávila así que ya ni te cuento.

¿Ves a Albert Rivera como presidente del Gobierno?
Como ciudadana yo le habría votado seguro, sí que le veo de presidente. Cuando conocí a Albert rezumaba honestidad…

Tan honesto, tan honesto, que salió desnudo en su campaña…
(Risas) Bueno, sí, es verdad. En su caso decía lo mismo delante de la cámara que detrás, ahora que le conozco más lo he comprobado, tiene una total coherencia.

Estoy por hacerme política… pero soy muy deslenguada.

No creas que yo no lo he pensado, siempre entro y contesto a todo. Además, si no sé algo, pues lo digo, no puedes saber de todo.

La noche de las elecciones del 24M, ¿cuántas copas te bebiste en la celebración?
Ninguna. Hace como 3 años que no me tomo una, no me entran, me estoy haciendo mayor. Es lamentable. Aunque una buena copa de vino o una clarita con los amigos son cosas que te dan la vida.

¿Qué restaurantes de Madrid eliges?

Te diré que donde mejor se come es en la casa de la abuela de mi marido porque con esa mujer es imposible competir, es una trampa que la vida me ha puesto. (Risas) Te puedes ir a Diverxo o donde quieras, con 94 años hace unas croquetas que te dejan a la altura del betún, yo ya no las hago, como las suyas. Pero en Madrid se come muy bien en muchos sitios.

¿Con quién tomarías un café?

Pues con Nelson Mandela, aunque sé que ya no es posible, porque como él soy muy del perdón y la conciliación.