Quantcast

MSF denuncia una nueva ola de ataques con barriles bomba contra instalaciones médicas en Siria

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

Al menos diez hospitales han sido atacados desde el pasado mes de mayo en una nueva oleada de barriles bomba en Siria, según Médicos Sin Fronteras (MSF), que ha alertado de las graves consecuencias que tiene para la población este tipo de agresiones contra instalaciones teóricamente protegidas por la ley internacional.

El hospital de Busra, en la provincia de Deraa, quedó destrozado por uno de estos ataques el pasado lunes por la noche. El coordinador general de MSF en Siria, Carlos Francisco, ha explicado en un comunicado que los primeros cuatro barriles «rompieron puertas y ventanas» y otros seis «hicieron que se perdiera una buena parte del equipamiento médico» y «destrozaron el edificio».

El centro es el único con capacidad para proporcionar servicios de neonatología y diálisis en toda la provincia. «Estos nuevos ataques contra estructuras médicas son inaceptables», ha denunciado Francisco, que ha cifrado en diez las estructuras de salud atacadas en el último mes, entre ellas seis hospitales.

En este sentido, ha reclamado a las partes en conflicto que respeten a los civiles y a las instalaciones y los equipos médicos, «de acuerdo con el Derecho Internacional Humanitario». «Si los ataques continúan, la mayoría del personal médico que aún resiste en el país acabará por irse», ha añadido.

Uno de los doctores que trabaja en un hospital de Alepo atacado el 10 de junio ha contado que, cuando se produjo el bombardeo, «el equipo médico estaba en el hospital». «Uno de mis compañeros resultó herido, pero seguimos trabajando incluso después del ataque. Es normal tener miedo, pero estamos comprometidos a seguir trabajando».

Un barril bomba explotó fuera del hospital y causó daños tanto en equipos, farmacia e infraestructuras. La sala de atención postoperatoria también ha quedado fuera de servicio en este hospital, apoyado por MSF.

La ONG gestiona siete instalaciones médicas en Siria y apoya de forma directa más de 100 clínicas, puestos de salud y hospitales de campaña. Asimismo, presta atención médica y ayuda humanitaria a los refugiados sirios en Jordania, Líbano e Irak.