Quantcast

Día Mundial del Cáncer de Próstata: Uno de cada seis españoles desarrollará esta dolencia

Hoy se celebra el Día mundial del Cáncer de Próstata y mas que fijarnos en las cifras más negativas, que también, debemos comenzar con las cifras de la esperanza. La diagnosis en fase precoz de este cáncer asegura en un porcentaje muy elevado la recuperación. ¿La razón? Los urólogos coinciden en que se debe a la realización de forma generalizada, a partir de los años noventa, de la prueba del antígeno prostático específico, conocida como PSA, una práctica que genera mucha controversia. Se trata de un simple análisis de sangre que detecta los niveles de una sustancia que forman las células prostáticas. Un valor alto es signo de alguna anomalía de la próstata, aunque no necesariamente de cáncer. pero esa prueba tiene detractores.

Los especialistas de la Sociedad Española de Oncología Quirúrgica (SEOQ), explican que el problema es que los urólogos la han “utilizado mal y se han hecho biopsias que no eran necesarias por una subida del nivel en sangre y no había cáncer o eran tumores muy poco agresivos y se  sobretrató a los pacientes”. En cualquier caso , los especialistas aseguran que el cribado del cáncer de próstata salva vidas.

Desde la Asociación Española de Urología se insiste en que debe realizarse el PSA a todos los varones de entre 40 y 50 años y, dependiendo del resultado, decidir la periodicidad de los siguientes test. En cualquier caso, deberían ser anuales a partir de los 50. Y si hay antecedentes familiares, lo que eleva el riesgo, se debería hacer una prueba cada año a partir de los 40 o 45 años.

POR QUÉ NO NOS GUSTA IR A L URÓLOGO

Gracias a la detección precoz se ha conseguido que menos del 5% de estos tumores se detecten en fase avanzada. A pesar de ello, los españoles aun son muy reticentes a acudir al urólogo. ¿Por qué? Al parecer miedo y escasa repercusión de la enfermedad en los medios de comunicación .

Según los datos del Registro Nacional de Cáncer de Próstata de la AEU, la prostatectomía (intervención quirúrgica para extraer la próstata) seguido de la radioterapia, son los tratamientos más utilizados frente a este cáncer. Otros son la hormonoterapia, la braquiterapia y la vigilancia activa. Esta última opción está siendo muy utilizada porque la mayoría de tumores se detectan en fase precoz y no supondrán problemas graves.

Si el tumor está localizado y el paciente es menor de 65 años, se opta por la cirugía que es lo que más cura.  Aunque puede provocar secuelas: incontinencia urinaria que, aunque afecta a menos de un 10 % y la disfunción eréctil, que aparece en un 20-30 % de los pacientes operados y depende del tipo de tumor.