Quantcast

El Ejército de Israel afirma que Hamás cuenta con el mismo nivel de cohetes que antes de la ofensiva en Gaza

JERUSALÉN, 9 (Del enviado especial de EUROPA PRESS, Borja Aranda)

El Ejército de Israel ha afirmado que el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) cuenta con un número de cohetes similar al que tenía antes del inicio de la 'Operación Margen Protector'.

La ofensiva, que se extendió entre el 8 de julio y el 26 de agosto de 2014, se saldó con la muerte de más de 2.130 palestinos (1.473 de ellos civiles, según la ONU) y 71 israelíes (66 soldados y cinco civiles).

«Hamás mantiene el mismo nivel de cohetes que antes de la ofensiva», ha asegurado un oficial de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) en la frontera con la Franja de Gaza.

Según esta misma fuente, la formación islamista continúa teniendo además la capacidad de fabricar proyectiles de mortero de 120 milímetros gracias a la importación de explosivos «a través de Egipto o por mar».

Pese a ello, ha afirmado que existen unas «muy buenas relaciones» a nivel de coordinación entre Israel y Egipto para hacer frente a la amenaza que supone el tráfico de explosivos en la Franja, que está conectada con Egipto a través del paso de Rafá y una red de túneles.

En este sentido, el oficial ha reconocido que las relaciones con las autoridades egipcias mejoraron tras el golpe de Estado dado en julio por 2013 por el general Abdelfatá al Sisi contra el Gobierno de Mohamed Mursi, entonces presidente electo del país.

El Gobierno egipcio anunció hace pocos días sus planes de evacuación de 10.000 viviendas que se encuentran dentro de la nueva zona de contención establecida a lo largo de la frontera con el enclave palestino.

El objetivo es iniciar la evacuación para el 20 de julio, cuando termina el Ramadán. La nueva zona tendrá una distancia de cinco kilómetros desde la frontera y estará protegida por un canal lleno de agua.

Miles de personas han sido ya obligadas a marcharse desde que comenzó este año con el argumento de su supuesto apoyo a los grupos armados islamistas que operan en la región egipcia del Sinaí.

Hasta abril, han sido demolidas 1.110 casas en la parte egipcia, lo que ha obligado a más de 1.000 familias a huir del lugar. Tanto el lado egipcio como el palestino de la frontera están densamente poblados, ya que la ciudad de Rafá se extendía originalmente a ambos lados de la frontera.

COORDINACIÓN CON LAS AUTORIDADES PALESTINAS

Por otra parte, el oficial ha puntualizado que Israel coordina además con las autoridades palestinas la entrega de ayuda a la Franja de Gaza a través de los pasos de Kerem Shalom y Erez, por el que circulan además personas.

En los últimos días estos cruces permanecieron abiertos únicamente por motivos humanitarios a causa de su cierre tras el disparo de un cohete desde el enclave palestino, si bien en la actualidad operan con normalidad.

Pese a que las autoridades achacan el disparo de estos proyectiles a Hamás, que controla 'de facto' el territorio, el comandante del Comando Sur del Ejército de Israel, Shlomo 'Sami' Turgeman, ha manifestado que el grupo está intentando evitar estos ataques, que achacó a una formación salafista.

Es el caso del disparo realizado durante la jornada del sábado, cuya autoría fue reclamada por las Brigadas Omar en protesta por el encarcelamiento de varios miembros del grupo –simpatizante del Estado Islámico–, algunos de los cuales se han declarado en huelga de hambre.

Sin embargo, el citado oficial de las FDI en la frontera con Gaza ha apuntado que, pese al disparo de los cohetes y la implantación de una 'zona tapón' de cien metros en el interior del territorio para evitar los ataques, los tránsitos a través de los cruces se realizan a diario.

Así, la Unidad del Coordinador de las Actividades Gubernamentales en los Territorios (COGAT) afirmó que el 4 de junio se registraron 1.727 cruces a través de Erez –entre ellos 69 de extranjeros y 186 por motivos humanitarios–, mientras que 488 camiones con más de 15.000 toneladas de bienes entraron en Gaza.

DISPUTAS POR LA RECONSTRUCCIÓN

A pesar de estos cruces de personas y materiales, la situación en el interior de la Franja y la entrega de ayuda siguen siendo uno de los principales temas de fricción entre Hamás y Al Fatá tras la creación del Gobierno de unidad en junio de 2014.

La semana pasada, el 'número dos' de Hamás, Ismail Haniyeh, dijo que este Ejecutivo no ha mejorado la situación en la Franja de Gaza desde su formación.

Por el contrario, el citado oficial ha puntualizado que la mayoría de la ayuda que entra en el enclave es desviada por Hamás para sus trabajos de reconstrucción de su «infraestructura terrorista», afectando los esfuerzos de construcción y rehabilitación de la infraestructura civil de Gaza.

En este sentido, ha argumentado que la formación islamista ha retomado sus operaciones de construcción de túneles en la zona fronteriza, indicando que las FDI «son conscientes de este hecho».

La situación fue denunciada a finales de mayo por el coordinador especial de Naciones Unidas para el proceso de paz en Oriente Próximo, Nickolai Mladenov, quien sostuvo que las tensiones regionales y el estancamiento del proceso de paz amenazan con «una oleada de terror y extremismo».

«Nadie puede permanecer indiferente ante la escala de la devastación, el lento ritmo de la reconstrucción y las enormes necesidades para reconstruir vidas y medios de vida» en la Franja de Gaza tras la última ofensiva israelí contra el enclave, agregó.

«Gaza sigue desesperada y furiosa», manifestó, refiriéndose a su aislamiento forzado, impuesto por el bloqueo, el cierre del paso fronterizo de Rafá, y a la imposición por parte de Hamás de un impuesto solidario y a la falta de compromiso de los donantes con la palabra dada.

«Hay un imperativo moral y humanitario claro para evitar la implosión de Gaza, no sólo para Naciones Unidas y la comunidad internacional, sino fundamentalmente para las autoridades israelíes y palestinas», remachó Mladenov.