Quantcast

Cómo secar el pintauñas en un minuto

Puede que a muchas de vosotras os guste llevar las uñas bien cuidadas y pintadas. Sin embargo, muchas veces acabáis desistiendo porque los resultados apenas duran, y la cantidad de tiempo que se pierde no compensa, ¿verdad?

Sin embargo, cuando conoces el truco para que el esmalte de uñas seque en apenas un minuto, lo normal es cambiar de opinión. Si te gusta llevar las uñas pintadas, pero no puedes invertir demasiado tiempo en ellas, sigue leyendo porque esto te interesa. 

Aunque hay esmaltes que garantizan un secado mucho más rápido que el resto, con este truco podrás secar cualquiera de manera casi inmediata, tanto dándote solo una capa como repasando el resultado con una segunda. ¡Y lo mejor de todo es que el truco es de lo más sencillo (y económico)!

Tan solo necesitarás un recipiente de tamaño mediano o grande (lo suficiente como para que te entre la mano). Si no tienes ninguno que se ajuste a estas características, también puedes recurrir al lavabo (poniendo el tapón previamente). Una vez que esté listo, debes llenarlo de agua bien fría.
Por otro lado, antes de ponerte a pintarte las uñas, debes asegurarte bien de que tienes suficiente hielo en el congelador, ya que para secar rápidamente tus uñas te harán falta unos cuantos cubitos. Debes verter al menos unos 8 o 10 cubitos de hielo. 

Una vez que te hayas pintado las uñas normalmente (con una o dos capas), olvídate de perder el tiempo soplando intensamente, o agitando las manos intentando que el esmalte se seque un poco más rápido… Cuando ya tengas el recipiente que hayas elegido lleno de agua bien fría y con los cubitos de hielo en su interior, lo único que deberás hacer será sumergir las manos en él. 

Debes poner especial atención para que las uñas no se rocen entre sí y las roces con la superficie del recipiente, para que la manicura no se eche a perder. Deberás mantener las uñas sumergidas durante al menos 25 o 30 segundos. Una vez transcurrido este tiempo, aunque no es necesario que te las seques, puedes comprobar con un papel que el esmalte ya se habrá secado correctamente. 

Este es sin duda el truco más efectivo para que tus uñas se sequen en apenas unos segundos y no pierdas tanto tiempo en tu manicura. Sin embargo, si no te apetece mucho congelarte las manos, también puedes dejar que se sequen unos minutos al aire y luego te apliques en las uñas unas gotitas de aceite de oliva para que sequen del todo (puedes recurrir a un pincel de algún esmalte gastado para esparcir bien el aceite).