Quantcast

EEUU distribuyó muestras de ántrax en nueve estados y Corea del Sur

Las Fuerzas de EEUU en Corea del Sur (USFK) han anunciado hoy que han destruido la muestra de ántrax que el Pentágono envió accidentalmente a una de sus bases en el país asiático.

La muestra enviada a la base de Osan (al sur de Seúl) se destruyó de inmediato tras revelarse que no contenía ántrax inerte tal y como se creía sino la bacteria viva de esta enfermedad, indicaron las USFK en un comunicado.

Las fuerzas estadounidenses en Corea del Sur también aseguraron que «no existe riesgo para las personas», como horas antes ya aseguró el Pentágono al salir a la luz este inusual caso. Las USFK añadieron que algunos efectivos militares podrían haber tenido algún tipo de contacto con la sustancia el pasado día 22 durante un ejercicio de formación, pero ninguno de ellos ha mostrado hasta ahora síntomas que pudieran relacionarse con una exposición a la bacteria del ántrax.

Las muestras, que en principio debían contener ántrax muerto o inactivo, fueron enviadas entre marzo de 2014 y marzo de 2015 a laboratorios en Maryland, Texas, Wisconsin, Delaware, Nueva Jersey, Tennessee, Nueva York, California y Virginia, además de a Corea del Sur.

El Pentágono aseguró que nadie ha resultado infectado y que no existe riesgo para el público, pero informó de que mantiene a cuatro personas bajo un programa de medidas preventivas por haber estado expuestas al ántrax. Estas personas estuvieron expuestas al ántrax, que en caso de ser inhalado puede causar la muerte, cuando realizaron «procedimientos que soltaron al agente (el ántrax) en el aire».

Las muestras de ántrax fueron enviadas desde un laboratorio del Ejército en Utah como parte de un programa para desarrollar un test en las bases que permita identificar amenazas ante posibles ataques biológicos.

El portavoz del Pentágono, el coronel Steve Warren, indicó que se ha abierto una investigación para determinar lo sucedido, y anunció que el departamento de Defensa ha detenido los envíos de ántrax inactivo hasta que se esclarezcan las causas.