Quantcast

Cómo se corta una piña de forma fácil

A continuación, te enseñaremos a cortar una piña con estilo en sencillos pasos, con la mayor limpieza y en menos de 5 minutos, para que no te suponga un pesar hacerlo si te decides a poner piña de postre.

La piña es una fruta que tiene su origen en América y, más concretamente en Brasil. Posee numerosas propiedades que la hacen saludable. A la hora de comprar una piña, ésta debe estar madura, ya que si está verde es posible que no pueda desarrollar solo en el hogar todo su sabor y no disfrutemos de su verdadero sabor.

Lo primero, es elegir la piña adecuada, de nada sirve que tenga un buen aspecto exterior si al abrirla y probarla está insípida y seca. Un truco para saber si una piña está madura y en su punto, consiste en arrancarle una hoja de parte superior, si ésta sale fácilmente que está más madura y lista para llevar a casa. Si por el contrario, nos cuesta retirarla, querrá decir que aún está verde.

Coge un cuchillo mediano, cuida que esté bien afilado ya que la piel de la piña ofrece cierta resistencia y cuanto mayor sea el filo menor será el trabajo que realicemos. Cortamos la cabeza de la piña y la desechamos. Hacemos lo mismo con la parte trasera, así nos queda plana y podremos colocarla en posición vertical para mayor comodidad al pelarla.

La colocamos en vertical, y con el cuchillo pelamos la piña de arriba abajo siempre apurando lo máximo posible la cáscara para aprovechar bien la pieza. Debes tener mucho cuidado de no cortarte. Una vez terminado el proceso, repasa la piña retirando con el cuchillo aquellas zonas en que la piel sigue adherida o incrustada.

Una vez pelada, sostén la piña verticalmente y observa que los ojos están distribuidos en líneas diagonales. Sacar solo los ojos reservará la mayor cantidad de pulpa. Coloca tu cuchillo a la izquierda de una de las líneas diagonales de los ojos. Corta en un ángulo de 45 grados justo debajo de los ojos.

A continuación, tumba la piña y trocéala en rodajas, procura que estas no sean demasiado gordas. Si sois muchos comensales y vais a consumirla en el mismo día puedes trocear cada rodaja para que tus invitados solo tengan que pinchar la pieza y llevársela a la boca.

Una vez pelada y cortada, la piña se puede conservar en el frigorífico recubierta con un envoltorio de plástico, aunque se ha de consumir lo antes posible.