Quantcast

Propiedades de los aceites esenciales

Los aceites esenciales se han puesto muy de moda en los últimos años para muchísimos fines, y no nos extraña, porque lo cierto es que las propiedades de los aceites esenciales son innumerables.

Lo primero que hay que saber es qué son los aceites esenciales. Además, hay que tener claro que se pueden utilizar para muchos y muy diversos fines. Los aceites esenciales provienen de la destilación de ciertas plantas con propiedades curativas o medicinales, por lo que estos líquidos son especialmente utilizados con fines de aromaterapia.

Pero además de contar con las propiedades de las plantas de las que han sido extraídos, los aceites esenciales suelen estar enriquecidos con otras sustancias beneficiosas, especialmente vitaminas.

Los aceites esenciales se emplean especialmente para hidratar y nutrir la piel en profundidad. Pero además, los aceites esenciales destacan por sus efectos relajantes, por lo que son especialmente empelados en los masajes.

Como decíamos antes, los aceites esenciales son la base de la aromaterapia. Esta técnica consisten en utilizar ciertos aromas que provienen de la naturaleza (flores, plantas…) con fines curativos. Las propiedades de los aceites esenciales, resultan tremendamente beneficiosas para nuestro cuerpo, ya que nuestra piel absorbe todos los componentes activos beneficiosos de manera muy rápida y sencilla.

Las propiedades que comparten todos los aceites esenciales son las hidratantes y nutritivas. Además, estos líquidos también son tonificantes, y muy relajantes gracias a su agradable aroma.

Además, de para estos fines, los aceites esenciales pueden resultar beneficiosos para problemas tan diversos como el insomnio, la tos y los dolores de garganta, reducir el estrés, despejar las vías respiratorias, aliviar algunas alergias o fortalecer nuestro sistema inmune.

Como ya habíamos mencionado, existen infinidad de tipos y variedades de aceites esenciales, por lo que es bueno conocer algunos de estos tipos y cuáles son sus propiedades y los fines para los que resultan más beneficiosos.

Un aceite esencial muy conocido es el de eucalipto. Se puede utilizar dando masajes, o también se puede hervir este aceite y emplear el vapor que desprende. Es especialmente efectivo para tratar enfermedades respiratorias como el asma. Además, también destacan sus propiedades depurativas y su poder cicatrizante.

El aceite esencial de canela también es muy utilizado. Sus principales fines pasan por mejorar los problemas respiratorios, así como los de circulación. Eso sí, hay que tener mucho cuidado y no abusar de él ya que puede provocar pequeñas irritaciones en la piel.

El aceite esencial que más propiedades relajantes tiene es, sin ninguna duda, el de aroma de jazmín. Además de relajarnos gracias a su agradable olor, un masaje con aceite esencial de jazmín conseguirá que nuestra piel se nutra en profundidad.

El de aroma de lavanda es otro aceite esencial muy utilizado. En este caso, una de sus principales propiedades son las cicatrizantes, por lo que se emplea mucho después de las quemaduras e incluso de ciertas cirugías. Además, es muy bueno para relajar los músculos cansados después de practicar deporte.