Quantcast

Cambiar una rueda

Es algo a lo a que todos nos puede pasar. Vas camino del trabajo, del colegio o simplemente de fiesta con tus [email protected] y uno de los neumáticos de tu coche dice basta y te toca cambiar una rueda. ¿Sabrías cómo hacerlo? Según los últimos datos disponibles y ofrecidos por 'Coches.net', el 20% de los conductores tendría «importantes dificultades» si se viera en esa situación.

Para evitar este más que posible problema, te damos una serie de pasos para que puedas cambiar sin problema una rueda en caso de pinchazo de forma cómoda, rápida y lo más importante, segura:

– Si notas que tu vehículo ha sufrido un pinchazo, lo primero que hay que hacer es estacionar en un lugar con poco tráfico, llano y con un asfalto firme y regular. Los mecánicos recomiendan meter la primera velocidad y tensar lo máximo posible el freno de mano para evitar que el coche se mueva. A continuación, afloja las tuercas de la rueda antes de proceder a subir de altura tu vehículo.

– Una vez que las tuercas del coche estén aflojadas, llega el momento de levantar el vehículo con un gato (recomendable llevarlo siempre en el maletero). Dependiendo de cada modelo, el gato se coloca en una parte distinta del chasis (consultar manual). Una vez aclarada esa duda, súbelo hasta que el neumático pinchado no toque prácticamente el suelo.

– Con el coche elevado y asegurado, saca la rueda de repuesto que encontrarás bajo el maletero de tu vehículo. Es importante destacar que son neumáticos con una vida útil corta y destinado para emergencia, es decir, para salir del apuro (cámbiala en un taller lo antes posible y no superes los 80 km/h en dicho trayecto).

Coloca la rueda de repuesto junto al gato (evitar daños que podría sufrir si cayera bruscamente) y quita el neumático pinchado, haciendo el mismo movimiento     mencionado anteriormente. Encaja el nuevo y enrosca las tuercas a mano para fijarla.

– Cuando creas que están bien enroscadas las tuercas, puedes bajar el coche al suelo con el gato, herramienta que ya no te será necesaria. Aprieta las tuercas con la llave. Eso sí, es importante hacerlo en forma de cruz y no con demasiada fuerza, ya que se podría dañar la rosca y llevar a estropear la llanta.

– En último lugar, comprueba en la gasolinera más cercana la presión de la rueda, que debe estar en torno a los 2,2 bares de media, presión que puede ser menor o mayor dependiendo del fabricante.

Si te parece algo muy complicado cambiar una rueda, no dudes en llamar a tu seguro y que una grúa acuda en tu exilio, más aún si crees que tu coche va a acabar en el suelo. ¡La seguridad es lo primero!