Quantcast

Macaco: «Antes la policía me paraba por mis pintas, ahora para pedirme autógrafos»

Tu madre abre el disco, recita unas líneas que… Bueno, que lo escuchen. ¿Qué es tu madre para ti?

Es la persona más importante de mi vida, un pilar, alguien a quien admiro e intento cuidar como ha hecho ella conmigo y con los míos. Una guerrera que ha sabido trampear las dificultades. Las introducciones de mis discos son un momento importante, es como invitar a alguien a entrar en tu casa. Ha estado el gran José Saramago, insuperable; otra vez Javier Bardem, un tío maravilloso al que admiro, siempre ha sido un tío muy generoso conmigo y con el que tengo muy buena onda. Y este disco, que es un poco más personal, quería a alguien de los míos, a la persona más importante de mi vida, que supera a Saramago y a todos, que es mi madre. Y ahí la «mamma» recitando este poema.

Tú vas tatuado, imagino que con alguna carga o ¿es tatuar por tatuar?

No, para mí tatuar por tatuar es extraño. Siempre digo que hay que hacerse algo propio, un dibujo tuyo o de alguien, que tenga un significado. Y que te recuerde un momento bueno, que lo vas a ver toda la vida. Los míos todos tienen un significado, me haré muchos más porque me gustan los tatoos.

¿Cuál es el tipo/a más curioso que has encontrado?

¡Uff¡ Cada día te encuentras gente curiosa. Ayer mismo un taxista… comenzamos a hablar de Sabina y terminamos hablando de la gente que fuma mucho. Era un tío muy especial, con mucha luz y me salió meterle un speech sobre la alimentación, que se cuidara… Motivándole, gritándole, diciendo: «¡Vamos, tú puedes, deja de fumar!» Nos lo pasamos bien. Lo importante es estar abierto y no prejuzgar, la gente está harta de las etiquetas, quiere caminar más por el medio. Lo interesante para encontrar a gente que te aporte es estar alerta, «open mind».

No te gusta que te etiqueten, ¿no?

Es que no creo mucho en eso, somos muchas cosas y eso es lo que intento decir en mis canciones. Todos somos todo, no tengo que hacer una apuesta a un solo color, quiero diferentes colores.

¿Es verdad que no te han mirado muy bien cuando has entrado en un restaurante con tus pintas?

Sí, estas cosas pasan. Hay gente que te ve y ya tiene como una idea sobre ti, me gusta romper estas cosas con diálogo. Alguna vez vas a coger un taxi y te miran mal, luego cuando eres conocido pasa todo lo contrario, como en las aduanas cuando me paraba la policía por mis pintas y ahora me paran para pedirme autógrafos.

¡Qué me dices!

Claro, eso cambia con la popularidad. Cuando eres popular tu imagen ya no te pertenece, cada uno opina lo que quiere sobre ti. A lo que iba, entras en un taxi, tiene una imagen sobre ti, ¿qué hago yo? Pues ser súper educado y romperle los esquemas, sin tener que hacer ningún speech, simplemente con el trato la cosa cambia. Romper etiquetas a través del diálogo.

¿Tú quieres conquistar con argumentos de verdad?

Bueno, y que me conquisten así también. Espero tener una base en lo que digo, si cree que no, pues que sigan pensando lo que quieran. Pero al menos que probemos las cosas antes de saber si nos gustan.

Seguro que te lo han preguntado pero Macaco ¿De dónde viene?

Mi madre me llamaba de pequeño «mico», para mí, Macaco es como volver a la tierra, la raíz… Ser un poco salvaje, un poco niño. Estoy encantado con este nombre.

¿Dónde no podríamos verte jamás?

Pues no sé, intento ser camaleónico, todoterreno y no me gustaría mantener el hecho de que me vean en un lugar determinado. Ese no soy, es lo que alguien proyecta sobre mí. Hay gente que flipa cuando me ve por Madrid, en el casco hablando por teléfono, me tiro 2 horas hablando, ahí en cualquier parte. Puedes verme en el hotel no sé qué o en una montaña colgado de un árbol. ¿Por qué tenemos que ser una cosa sola?

¿Qué eres capaz de hacer por dinero?
Por dinero lo que hago es trabajar, que me gusta mucho lo que hago, pero trabajo mucho, mucho, muchísimo. A veces más de lo que me gustaría, no controlo mi tiempo que es en lo que estoy ahora. En mi vida lo que quiero ganar es eso, control de tiempo. Saber cuáles son los momentos en los que tengo que estar en movimiento y en cuáles debo bajar revoluciones para poder a moverme y gestionar este mundo que va acelerado. Por eso, más que ganar muchísimo dinero, que hay que ganarlo y me encanta ganarlo, porque así puedo cuidarme yo y cuidar a los míos, generar trabajo para cuidar a un equipo de gente que está conmigo… Me gustaría aprender a gestionar el tiempo.

¿O sea que el dinero lo gestionas bien?
Yo no soy muy bueno, pero tengo gente que me ayuda. Y como no soy una persona que necesite cosas a tope, me gusta tener mis cosas y soy muy mío, me gusta vivir bien, comer bien, viajar… Pero bueno, lo que traiga la vida, bienvenido sea.

¿Cómo quieres que se te recuerde?

Nunca sabes cuando la muerte viene a visitarte. Quiero que los míos me recuerden como alguien que les ha cuidado, que ha sido generosa con ellos, cariñoso… No como alguien perfecto, que me idolatren, no. Que digan: «Dani era guay, nos cuidó guay y se portó bien con nosotros». Y la gente a la que no conozco mi música ha dejado una pequeña huella en su corazoncito… ¡Pues vamos, encantado!

¿Quién te da una colleja para bajarte a la tierra?
Los míos. Las personas más cercanas, las que me dicen que me aplique mis canciones, que mira lo que dices aquí y no lo haces. No puedes ser coherente 100% en la vida y a veces nos desviamos. Estoy aquí como aprendiz de vida, no soy maestro. Los amigos, la familia… los que te hacen de espejo.

¿Cuál es tu placer más mundano?

Pues un día con sol, coger la bici, ir al puerto y tirarte en el mar… ¡Eso es subidón! Soy muy pez, de azul. O el olor a pino, me gusta.

No sé si tienes pensado tener hijos, pero ¿cómo crees que serías como padre?

Tener hijos tendré seguro, no es tarea fácil, es más difícil ser padre que ser músico. Pero bueno, ten por seguro que me lo curraré, soy muy de los míos.

Cuando te pones nº 1 en iTunes, ¿Se pone más contento tu jefe de promo o tú?

Me pongo contento por ellos, me gusta vivir las cosas también a través de los otros. Macaco va bien y va a ir bien porque hay mucha verdad, mucho trabajo detrás y mucha gente que entra en este equipo. Otros no, no se puede gustar a todo el mundo, la manera de fracasar es intentar gustar a todos.