Quantcast

Cómo hacer mayonesa

La mayonesa es una de las salsas más comunes en todo el mundo. Mientras que muchas personas optan por ir a lo fácil y comprarla en el súper, otras muchas se arriesgan y optan por hacerla casera. Eso sí, no es nada fácil hacer mayonesa casera. ¿Por qué? La diferencia está en pequeños detalles pero… ¿Cuáles? Coge papel y boli porque te damos los trucos para que te quede a la perfección. Para ello, necesitas los siguientes ingredientes:

-Unos 200-250 ml de aceite de girasol

– Un par de huevos

Dos cucharadas (una de vinagre y otra de zumo de limón)

– Sal

Para hacer la mayonesa, lo primero es cascar el huevo en un cuenco (evitando siempre que caiga un trozo de cáscara en él) y verterlo inmediatamente al vaso de la batidora, donde lentamente debes añadir el vinagre y la sal junto con el limón. En último lugar, vierte el aceite y empieza a remover la mezcla obtenida.

A continuación, enchufa la batidora a la toma de corriente e introduce el batidor en el vaso. Ahora es importante que no muevas la batidora hasta que empiecen a espesar y a tomar forma todos los ingredientes. Cuando veas que comienza a coger consistencia y a tomar cuerpo, sí que puedes realizar movimientos suaves, tanto hacia arriba como hacia abajo, con el objetivo de que quede la salsa lo más homogénea posible.

Una vez tengas a punto tu mayonesa casera, es fundamental que tengas en cuenta una serie de consejos:

– Al ser hecha con huevos, la mayonesa es una salsa muy delicada y con la que hay tener especial cuidado. La casera debe ser guardada en el frigorífico nada más usarla. Si la dejamos fuera corremos el riesgo de que pueda aparecer la temida salmonella.

– Además de guardarla en la nevera, no debe ser consumida en un plazo superior a los días. En ese periodo de tiempo, es importante que tengas cuidado al echarla en un plato con una cucharilla. ¡Qué esté lo más limpia posible y no tenga residuos de otros alimentos!

– ¿Te ha quedado la mayonesa muy espesa? No te preocupes, puedes aligerarla un poco añadiendo un poco de leche o en su defecto yogur. Encima te quitas calorías de en medio…

– ¿Se te ha cortado la mayonesa? Prueba a añadir otro huevo y sigue batiendo duros unos minutos.

– Consejo para principiantes: el recipiente mejor estrecho que ancho. El vaso de batidora alto, de toda la vida, es el perfecto para que la mayonesa ligue a la perfección.