Quantcast

Cómo hacer tortilla de patatas

Por muy complicado que parezca, la tortilla de patatas es una receta muy fácil y rápida de preparar. Si quieres aprender a hacerla aquí te enseñamos cómo. Los ingredientes que necesitas para una tortilla de cuatro personas son: 1 kg de patatas, una cebolla mediana -opcional- aceite, ocho huevos y sal. 

Lo primero que tendrás que hacer es pelar y cortar las patatas. La forma de hacerlo es opcional, es decir, hay quien lo hace en cuadraditos pequeños y quien prefiere cortarlas en rodajas no muy grandes. Una vez cortadas haz lo mismo con la cebolla. Si no te gusta la cebolla no es necesario que se la eches a la tortilla, aunque le dará un toque especial. Si te decantas por ella, córtala en trozos pequeños, tan pequeños como quieras. Puedes picarla tanto que le dará el gusto pero no la notarás al comer.

Recuerda que debes preparar una sartén con abundante aceite de oliva con el fin de que cubra la patata y la cebolla. Echa los ingredientes en la sartén, que deberá estar a fuego medio. Primero echa las patatas y unos cinco o diez minutos despuñes la cebolla, ya que al cortarla en trozos tan pequeños tardará poco en hacerse.

Vigila que se vaya haciendo poco a poco. No subas el fuego ya que si no se quemará. Las patatas y la cebolla tendrán que estar cocinándose unos 15 minutos aproximadamente.

Mientras se van friendo las patatas y la cebolla, bate en un bol los huevos con una pizca de sal.

Cuando veas que la cebolla y la tortilla están casi hechas retíralas y mézclalas con el huevo. Procura que al sacarlas de la sartén estén bien escurridas y sin aceite.

Mezcla todo en el bol y échalo a la sartén que has utilizado previamente. Quita el aceite restante y deja el necesario para que la tortilla no se queme. Es importante que sigas manteniendo el aceite a fuego lento para que el huevo cuaje bien. Procura que la tortilla no se quede pegada a los bordes, así que ayúdate de un cucharón de madera para ir dándole forma.

Cuando veas que una de las partes está hecha llega el momento más complicado: darle la vuelta. Para ello puedes usar un plato más grande que la sartén o una tapa de sartén. Este proceso tiene que ser rápido y firme, ya que si dudas puede que parte de la tortilla se te derrame por los lados.