Quantcast

Cerrar poros abiertos

Hay personas que tienen un cutis más delicado y por lo tanto más proclive a sufrir tanto acné como puntos negros que, cuando consigues eliminarlos, dejan poros abiertos por todo tu rostro. Sin embargo, gracias a una serie de sencillos consejos puedes aprender a cerrar poros abiertos y lucir una piel tersa y radiante.

Antes de comprar cualquier producto en la farmacia, debes tener en cuenta unos cuantos trucos caseros que pueden ayudarte a cerrar los poros abiertos. De hecho, antes de decantarte por cualquiera de ellos, o por uno de los exfoliantes que encontramos en el mercado, lo primero que debes hacer para mejorar el cutis fácil es lavarte la cara a diario. No es necesario tratar la piel con ningún producto, simplemente con agua y jabón, por la mañana y antes de acostarte. Esto es muy importante ya que los poros aumentan de tamaño a medida que cogen suciedad -ya sea grasa o polvo- y al tenerlos limpios tendrán un mejor aspecto.

Sin olvidar este consejo, a continuación puedes decantarte por uno de los muchos remedios caseros que puedes encontrar por la red y que son realmente útiles. Ten en cuenta que cada persona es un mundo y que no siempre todos darán los mismos resultados. Por ello, lo más recomendable es probar varios y finalmente optar por el que sea de tu agrado.

Uno de las opciones más populares es sin duda la de los cubitos de hielo. Se trata simplemente de aplicar frío sobre la piel, durante no más de 35-40 segundos de forma continuada, ya que de lo contrario puedes quemar la piel. De esta forma conseguirás una piel más tersa.

La opción de los cubitos de hielo es una de las más sencillas y limpias, sobre todo si lo comparamos con la mascarilla de mayonesa. Sí, untar esta salsa sobre tu cara y dejar que actúe durante aproximadamente 30 minutos ayuda a cerrar los poros abiertos. Más allá de lo pringoso del asunto, no es un método recomendable para las personas con la piel grasa.

Otra de las opciones más populares es realizar una especie de mejunje a base de bicarbonato, ya que reduce considerablemente la visibilidad de los poros. Del mismo modo que la mayonesa no está indicada para personas con el cutis graso, el bicarbonato no debe ser empleado en pieles delicadas.

Además de estos trucos caseros, por la red circulan todo tipo de mascarillas creadas con almendras, cáscara de papaya o zumo de limón.

En cuanto a los productos que encontramos en supermercados o farmacias, el uso de cualquier exfoliante es positivo para tu piel, ya que elimina tanto las células muertas como el exceso de grasa y suciedad que se acumula en los poros del rostro.

Tampoco podemos olvidar que entre los múltiples beneficios del aloe vera también encontramos el cuidado de la piel. Ya sea con una planta o uno de las cremas realizadas a partir de su jugo, con el aloe vera podrás mantener tu piel en perfecto estado.