Quantcast

Tinte natural

Muchas son las civilizaciones que utilizaron los tintes de cabello para lucir nuevos aspectos. Sin embargo, desde que aparecieron los productos químicos, son pocas las personas que se atreven a probar con un tinte natural que, además de dar muy buenos resultados, son menos agresivos con el cuero cabelludo.

En el supermercado, centros de estética y peluquerías encontramos productos libres de sustancias tóxicas, aunque su precio es muy superior a los convencionales. Por eso, la mejor opción pasa por fabricar tu propio tinte natural en casa.

Este tinte natural es muy recomendable para las personas que muestran reacciones alérgicas a los tintes artificiales o con el cuero cabelludo más sensible. Antes de comenzar a preparar nuestro tinte natural, tenemos que tener en cuenta tanto la tonalidad de nuestro cabello como el tono que buscamos conseguir, ya que los ingredientes cambiarán en relación a la gama deseada.

En el caso del cabello rubio, los ingredientes principales son la camomila y la manzanilla fuerte, -tan solo una de las dos opciones es necesaria- con agua hervida y jugo de limón. Se debe dejar reposar la mezcla, para conseguir la temperatura adecuada, aplícalo y deja actuar durante al menos 35-40 minutos.

Para lograr un cabello oscuro, podemos utilizar tanto el té negro como el café, acompañado por supuesto de agua hirviendo. De la misma forma, prepara la mezcla y déjala enfriar. Una vez conseguida la temperatura idónea, aplícalo y enjuga el cabello cuando trascurran 15-20 minutos.

La opción intermedia, es decir, el tono castaño se consigue gracias a la actuación del té negro, aunque acompañado de una cucharada de vinagre. De esta forma, lograremos aclarar la mezcla y obtener un resultado no tan oscuro. En esta ocasión, es necesario dejar que actúe la mezcla durante al menos treinta minutos antes de aclarar nuestro cabello.

Y si buscas una opción que se acerque más al rojizo, debes utilizar un compuesto realizado a base de remolacha y zanahorias. De la misma forma, aplica el resultado y deja que actúe durante aproximadamente 20 minutos. En esta tonalidad también podemos utilizar henna en polvo, cuyo precio en el mercado oscila los 5-7 euros.

Hay que tener en cuenta que estos componentes, precisamente por ser naturales, requieren de más tiempo y paciencia. Por eso, una vez aplicado y retirado el producto respetando el tiempo estimado, deberás repetir el proceso tantas veces como quieras para conseguir la tonalidad deseada. Es recomendable dejar unos días antes de aplicar de nuevo la mezcla, aunque si el tiempo apremia puedes realizarlo a diario hasta lograr el resultado buscado.

La única diferencia, en este caso negativa, con los tintes artificiales es que no conseguirás ese brillo tan característico que acompaña a estos productos.