Quantcast

Accidente del avión: La UE reforzará los controles psicológicos sobre los pilotos

Parece que la seguridad de la navegación aérea se hace al paso de los capítulos más trágicos de su historia. Como una experiencia de laboratorio. Del ensayo al error. Algo que parece lógico e inevitable. Además de la norma de 'dos en la cabina', que ya se impone en EE.UU y que la agencia europea ya ha anunciado, la UE estudia endurecer y hacer más frecuentes las pruebas psicológicas a  los pilotos de sus líneas aéreas.

En poco tiempo, la seguridad a bordo de los aviones incluiráun refuerzo de la vigilancia sobre el equilibrio psicológico de los pilotos. Y es que los gobiernos europeos se han visto empujados por los acontecimientos para estudiar cambios normativos que aseguren el equilibrio mental de las plantillas de vuelo. 

Que el trastorno de Lubitz pasara inadvertido en un grupo de excelencia reconocida en la formación de pilotos como Lufthansa puede dar un mayor impulso a la toma de medidas. El grupo alemán, el mayor de Europa con una flota conjunta entre la aerolínea titular y sus filiales de 615 aviones, cuenta en Bremen con una escuela propia de pilotos en la que, además de las exigencias técnicas, los aspirantes deben pasar distintos filtros psicológicos en los que se mide la resistencia al estrés o la capacidad para interpretar situaciones descartando órdenes conflictivas, según cuenta el diario El Mundo. 

La prueba de idoneidad psicológica se realiza para la obtención de la licencia pero Lufthansa no las repite posteriormente. Probablemente, a partir de ahora eso cambie, como lo hará la norma de dejar al arbitrio de las aerolíneas el protocolo 'two in the cockpit', es decir, no dejar nunca solo al piloto en la cabina.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, adelantó ayer que «no es descartable» que la normativa europea sobre seguridad en cabina de vuelo adopte medidas de refuerzo. «La Agencia Europea de Seguridad Aérea está evaluando con los países la conveniencia de modificar o reforzar la normativa sobre la presencia de tripulantes en cabina». La vicepresidenta aseguró que la normativa europea es «una de las más exigentes del mundo», aunque en este sentido sí es más permisiva que la estadounidense, que obliga a la tripulación a acompañar al piloto en cabina si su compañero abandona el espacio por motivos reglados. 

Actualmente, los análisis de los pilotos están regulados de manera comunitaria a través de los parámetros que fija para toda Europa la Joint Aviation Authorities (JAA). Entre ellos, según explicó ayer Saénz de Santamaría, está la obligatoriedad de realizar pruebas anuales hasta los 60 años. Los exámenes sólo pueden ser realizados en centros autorizados de la Agencia Española de Seguridad Aérea, organismo adscrito al Ministerio de Fomento.

En cualquier caso, el Gobierno aseguró que la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) también está evaluando este aspecto y adelantó que los organismos españoles participarán en todo aquello que pueda «redundar en beneficio de la seguridad».