Quantcast

Al Assad afirma que las informaciones sobre ataques con cloro son «propaganda maliciosa»

NUEVA YORK, 27 (EUROPA PRESS)

El presidente sirio, Bashar al Assad, ha asegurado que las informaciones publicadas sobre ataques con gas de cloro y bombardeos indiscriminados con barriles bomba forman parte de una campaña de «propaganda maliciosa».

«Es propaganda maliciosa contra Siria. En primer lugar, el gas de cloro no es un gas militar. Se puede comprar en cualquier parte», ha argumentado en una entrevista con la cadena estadounidense CBS, insinuando así que si alguien lo ha utilizado, serían los insurgentes sublevados contra el régimen que encabeza.

En cualquier caso, ha matizado que no se utiliza porque «no es muy eficaz». «No se utiliza como gas militar. Es evidente. Las armas tradicionales son más importantes que el cloro. Si fuera efectivo, los terroristas lo habrían utilizado a gran escala», ha argumentado.

Al ser interrogado por qué no permite entonces la presencia de inspectores internacionales, Al Assad ha afirmado que «sí lo permitiríamos». «Siempre pedimos que vengan a investigar, pero lógica y realistamente, no puede utilizarse como un arma militar. Forma parte de la propaganda porque, como ya sabe, en los medios la sangre siempre es titular (…) y siempre buscan algo que sangre, en este caso el gas de cloro y las bombas de barril», ha argumentado.

En cuanto a la cifra de víctimas mortales de la guerra, 200.000 según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, Al Assad ha rechazado esta evaluación. «Esta no es una guerra tradicional sobre tomar tierras, sino sobre ganarse los corazones y las cabezas de los sirios. No podemos ganarnos el corazón y la cabeza de los sirios si los estamos matando», ha explicado.

En ese sentido, ha argumentado que no podría haberse mantenido cuatro años en el poder «con el resto del mundo, la mayoría del mundo, las principales potencias, las potencias regionales y mi pueblo en mi contra». «Es imposible (…). Ni es realista ni va con nuestros intereses matar a gente. ¿Qué conseguiríamos?», ha añadido.

La entrevista fue grabada el jueves en Damasco por personal de la televisión pública siria a petición del equipo de Al Assad por motivos de «seguridad». Sin embargo, la CBS asegura que no hubo ninguna limitación a las preguntas planteadas por el entrevistador, Charlie Rose.

DIÁLOGO CON EEUU

En la conversación, Al Assad ha manifestado su «disposición» a iniciar un diálogo con Estados Unidos, en respuesta a los comentarios del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, sobre unas potenciales conversaciones.

«Diría que lo que hay por el momento son unas declaraciones, nada concreto, no hay hechos ni una realidad sobre un acercamiento político de Estados Unidos a nuestra situación, nuestro problema, nuestro conflicto en Siria», ha afirmado.

«Lo principal es que podemos decir que cualquier diálogo es algo positivo, y estaremos abiertos a cualquier diálogo con cualquiera, incluido Estados Unidos, acerca de cualquier cosa basada en el respeto mutuo», ha valorado.

Kerry dijo el 15 de marzo que «al final» su país tendrá que negociar con el presidente sirio para impulsar un proceso político que sirva para poner fin a la guerra en Siria, si bien las declaraciones fueron posteriormente matizadas.

«Al final tenemos que negociar. Siempre hemos estado dispuestos a negociar en el contexto del proceso de Ginebra I», apuntó, en referencia a un acuerdo alcanzado en 2012 en el que apuntaba a una transición negociada como vía para poner fin al conflicto.

Hasta ahora Washington rechazaba cualquier posibilidad de negociación con Al Assad. La postura oficial era que el presidente sirio había perdido toda su legitimidad y que la única salida posible era su abandono del poder. Sin embargo, la emergencia de un enemigo común potente como el Estado Islámico parece haber suavizado la posición norteamericana.

El año pasado Estados Unidos apoyó los contactos auspiciados por la ONU en Ginebra entre representantes de la oposición prooccidental y el Gobierno de Al Assad, pero finalmente fracasaron tras dos rondas de contactos y no se acordó la reanudación de las negociaciones en fecha alguna.

En enero Rusia impulsó nuevos encuentros entre el Gobierno y la oposición, pero no se lograron acuerdos importantes. Además, la principal coalición de la oposición se negó a participar.