Quantcast

El Gobierno asegura que la intención del copiloto de destruir del avión cambia la naturaleza del siniestro

Pastor lamenta «un elemento más de dolor» y Santamaría se pregunta «qué pudo pasar» por la mente de Lubitz para hacer una cosa así

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado este jueves que la última información sobre la catástrofe en los Alpes franceses acerca de el copiloto quiso voluntariamente destruir el avión es «un cambio importante respecto a la naturaleza del siniestro».

Así se ha pronunciado Sáenz de Santamaría después de que el fiscal de Marsella, Brice Robin, haya acusado al copiloto de la aeronave, Andreas Lubitz, de haber provocado deliberadamente que el avión se estrellara en los Alpes franceses.

En declaraciones en los pasillos del Congreso, la vicepresidenta ha afirmado que hay que ver qué ha pasado y «qué puede pasar por la mente de una persona para hacer eso». «Creo que las autoridades francesas lo están haciendo bien, con seriedad», ha apostillado.

Sáenz de Santamaría ha recordado que el Gobierno español ha ofrecido su «máxima colaboración» y, de hecho, ha recordado que hay tres personas expertas en investigación de accidentes aéreos ya «colaborando». Eso sí, ha admitido que el último dato «es un cambio importante respecto a la naturaleza del siniestro».

UN PROCESO «LARGO Y COMPLICADO»

Tras los nuevos datos proporcionados por el fiscal de Marsella, Sáenz de Santamaría ha confesado que el sentimiento del Gobierno es como el del resto de la sociedad española y ha añadido que «inquieta mucho» saber que una persona puede actuar así sabiendo que «consigo se va a llevar por delante la vida de 149 personas».

La portavoz del Ejecutivo ha indicado que van a «dar tiempo» a la investigación». «Ahora lo que nos corresponde es colaborar con la investigación para saber al final cuáles han sido las causas que han llevado a esa persona a cometer un acto de esta naturaleza y atender a las víctimas en todo el proceso que nos han dicho que va a ser complicado y largo», ha manifestado.

Al ser preguntada si se van a tomar más medidas de seguridad tras esta tragedia aérea, la vicepresidenta ha asegurado que a la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) le corresponde analizar la cuestión y «verá si es necesario tomar algún tipo de actuación».

Según ha insistido, a ese tipo de organizaciones a nivel internacional es a las que corresponde comprobar si se está ante «un hecho puntual» u otro que pueda producirse «en determinadas ocasiones». Dicho esto, ha señalado que «es prematuro aventurar cuestiones».

PASTOR: APOYO A LAS FAMILIAS

Por su parte, la ministra de Fomento, Ana Pastor, ha admitido que la última información acerca de que el copiloto quiso destruir el avión añade «un elemento más de sufrimiento y dolor» a las familias.

Pastor, que regresó anoche de la zona del accidente, ha indicado que todos los esfuerzos del Gobierno están centrados en las familias, que necesitan sentirse «arropadas con el cariño y el apoyo de todos. «Desde el Ministerio lo que estamos es totalmente volcados con las familias de las víctimas», ha manifestado.

Así, ha señalado que el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, está en los Alpes franceses con las familias que se han desplazado hasta allí, mientras que el subsecretario de Fomento Mario Garcés está en Barcelona con las que se han se han quedado en el hotel habilitado para ellas. Según ha dicho, se trata de dar un «apoyo integral» a las familias, de modo que tengan cubiertas todas sus necesidades.

LA COMPAÑÍA DEBE OFRECER TODA LA INFORMACIÓN

Igualmente, la titular de Fomento ha señalado que su Departamento también está pidiendo al a compañía Luftansa que ofrezca «toda la información a las familias». «No podemos remediar el dolor ni la tragedia, pero desde luego el acompañamiento y el apoyo será permanente y para siempre», ha apostillado.

Ana Pastor, que ha sobrevolado los Alpes franceses con sus homólogos francés y alemán, ha indicado que la zona es «muy complicada» pero ha señalado que el Gobierno francés se está volcando con «todos sus profesionales». «Nosotros tenemos técnicos especialistas en investigación que están apoyando al Gobierno francés y están trabajando muy duro, pero el lugar es muy tremendo», ha afirmado.

LA MINISTRA PODRÍA VOLVER A LA ZONA

Fuentes ministeriales han indicado que Ana Pastor no descarta volver a la zona del siniestro si es necesario porque quiere estar lo más cerca posible de las víctimas para todo lo que necesiten y todo el tiempo que haga falta.

Por el momento, se han desplazado poco más de sesenta familiares de víctimas españolas a los Alpes franceses, que podrán quedarse allí si así lo desean. El fiscal de Marsella informó a las víctimas de los nuevos datos sobre la voluntad del copiloto de destruir el avión antes comparecer en rueda de prensa.